Real Zaragoza, el incendio que nos mueve.


4 de junio de 2017. Este es un artículo sobre el zaragocismo. O mejor: sobre el futuro del Real Zaragoza. Hoy, que cruzamos la línea que separa el universo de la nada. Hoy, que ya no notamos el frío en la piel porque la vida nos la ha arrancado a tiras. Hoy, cuando la orilla se aleja y se acerca a cada brazada y no hay sol ni luna porque el cielo ya se derrumbó.

   Somo territorio de mixturas, cruce de caminos, país débil entre imperios poderosos. Nos gusta decirnos a nosotros mismos que somos menos que los demás, cuando precisamente la nobleza aragonesa hizo roca aquella afirmación de “somos pocos, pero nunca poco”. Somos.

   Mi madre nunca ha pisado la Romareda, pero respira zaragocismo por los cuatro costados. Ya su padre, mi abuelo Juan Antonio, que murió centenario, apuraba las tardes del domingo con el transistor encendido y sonreía cuando Paco Ortiz cantaba algún gol de Ocampos. Mi padre sale poco de casa, pues las piernas ya no son sus amigas. Sin embargo, quiero decir aquí que era él quien me llevaba cuando yo era un niño a la entonces joven Romareda. Íbamos en su vespa blanca y me colocaba a los pies de la portería de la Feria de Muestras para que yo pudiera darle los balones a Oliveros y este sacara los corners. Conforme a lo que hoy se estila, yo pregunto: ¿cabe mayor abrazo al amor?

   Llevo demasiado tiempo viendo lágrimas blancas y azules en los ojos de mis amigos. Tipos duros del roquedal que cogen a la vida por los huevos y se la llevan por delante, pero que lloran como niños cuando sienten que el aliento de su Real Zaragoza del alma es cada vez más tenue y la muerte asoma por la esquina de sus maltrechos corazones. 

   Los niños de siete años en las excursiones cantan aquello de “Alé, Zaragoza, alé, alé” espontáneamente y creen que el Zaragoza es el mejor equipo del mundo. He visto cientos de veces en los últimos años esa mirada perdida, ese gesto roto que trata de avanzar por la espalda de un zaragocismo zarandeado por el infortunio.

   Hoy, maldita sea, he amanecido después de ver cómo anoche grupos de ciudadanos mancillaban mi ciudad ocupando espacios públicos que no les pertenecen, como no les pertenecen a los ejércitos invasores las avenidas de las villas ocupadas. Porque así me sentí ayer. Invadido, ocupado, mancillado. No saben quienes aplauden los éxitos de los forasteros, los que nunca han bebido ni vivido el aroma del cierzo que nos acuna desde que nacemos, que la vida pasa por amar lo propio y respetar lo ajeno, pero nunca por abrirle las puertas al poderoso a cambio de que nos permita dormir a la sombra de su soberbia.

   Hoy es un día muy importante. Es un día crucial que puede significar el ser o no ser de una ciudad, de una identidad, de un futuro más o menos visible. Que nadie se piense que estamos hablando solo de un juego. Zaragoza necesita respirar el aire fresco de unas instituciones deportivas fuertes, sanas, sólidas y con mañana abierto.  Por eso, es imprescindible que el Real Zaragoza se sostenga en 2ª división para comenzar, a partir de mañana, a trabajar en un proyecto solvente. Que no se le olvide a ningún zaragozano, a ningún aragonés.

Anuncios

No se toca. El Real Zaragoza no se toca.


   o_sd_ejea_tifo_del_real_zaragoza_colectivo_1932-102607No se toca. Nuestros símbolos no se tocan. Nuestra vida es intocable. Nuestra historia no se mancha. No se toca. Así debe ser. Ningún poderoso puede ignorar lo que el Real Zaragoza significa para miles y miles de zaragozanos, de aragoneses, de españoles. No debe. Porque el pueblo, los que no decidimos, los que solo votamos pero ni sabemos ni conocemos ni estamos informados tenemos la Verdad en nuestros corazones. No el dinero, no la influencia, no la ambición de poder. No. Sólo la Verdad de la vida misma y la certeza de que nuestro sentimiento nunca morirá porque nuestra  alma siempre vivirá.

   Sépanlo, sacerdotes de la cúpula mancillada: sus relojes de oro desleal brillarán bajo la luz de sus mentiras y engaños, pero si muere nuestro símbolo no habrá cielo bajo el que cobijar su culpa. No habrá dinero suficiente para tapar las voces de los fieles del zaragocismo ni editoriales capaces de acallar nuestra ira. Nos dolerá la muerte si quien puede evitarla no lo hace, porque lo único auténtico es que nosotros, los sin voto ni información ni casi voz, no podemos hacer nada salvo escribir, hablar y manifestarnos. Nos dolerá y sufriremos. Pero será la historia la que pondrá a cada uno en su lugar.

   No puede ser que a pocos días de la fecha fatal ningún gobernante haya tenido la valentía de acercarse a quienes los han elegido para mostrar, si las hubiere, las cartas que se están jugando para evitar el desastre. No puede ser. No hay razón democrática que lo justifique. No hay argumento democrático que lo explique. Y no puede ser que a pocos días de la fecha fatal todo transcurra bajo el manto de la máxima que rige las vidas de quienes ocupan los sillones del poder: “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”.

   meleroHay mucho enterado, demasiados paladines del “me han dicho de buena mano”. Hay excesiva trampa informativa. Y tantas batallas cruzadas que quienes no tenemos otra forma de saber que lo que publican los medios de comunicación ya estamos casi muertos por agotamiento. ¿Qué nos queda? Gritarle al viento blanco y azul que la sangre que brota de este cuerpo famélico y acuchillado por la desidia y la avaricia de unos pocos quizás sirva para regar la poca esperanza que nos queda a los zaragocistas. Quizás.

   Lo ha escrito muy bien Pepe Melero. Y lo firmo. Y lo rubrico. No se toca. Políticos, empresarios, periodistas, deportistas. Que quienes pueden sientan que deben. Que quienes pueden. Nosotros, los zaragocistas, solos no podemos. Nosotros, los zaragocistas, juntos sí queremos.

Vídeo: “Entrevista a Luis Gamón en Puntoyaparte”


    Fernando Muñoz entrevista para “Puntoyaparte” a Luis Gamón, miembro del grupo de accionistas mayoritarios del Real Zaragoza. En la conversación explica cómo están las cosas en el proceso de venta del club a día de hoy, 9 de Julio de 2014.gamón

El Real Zaragoza necesita nuestra unidad para sobrevivir


   Bo55saaCcAADz22Amanece el domingo 6 de Julio entre nubes negras y viento muerto. El zaragocismo está noqueado. Su corazón apenas late, casi extinguido después de las últimas puñaladas. El club  deportivo más importante de Aragón, uno de los símbolos de este viejo reino, una de las señas de identidad más relevantes para los aragoneses, agoniza tras varios años de torturas y vejaciones. Quienes pueden darle salida a semejante tragedia no saben o no quieren y no sé qué pensar, pues lo primero me avergüenza y lo segundo provoca en mí una ira que trato de canalizar a través de este blog que ya ha cumplido siete años

   El fracaso de la propuesta Lainez/Nayim/Qadeer ha significado un derrumbe de la esperanza de muchos y el alivio de quienes no creyeron en ella. Yo me posicioné a favor de Lainez desde el primer momento y lo expresé en mi artículo Al alba (El Real Zaragoza se nos muere) , por lo que ya expliqué en su momento y aunque tuviese que sufrir las críticas de desconocidos y hasta las chanzas de gente a la que aprecio. Creí y creo en ellos, en quienes han demostrado zaragocismo y valentía y lo hice porque seguí los dictados de mi corazón. Lo que no entiendo y además me duele en el alma es que se burlen de mí y de quienes con respeto y razón hemos defendido aquello en lo que creemos. Doble dolor, pues. Doble tristeza. Y de verdad: de dolor y de tristeza anda uno sobrado, así que lo único que pido es respeto. El mismo que yo tengo con todo el mundo.

   Ahora estamos más cerca del abismo. No sé qué va a ocurrir. Nunca lo he sabido, porque no soy nadie. Sólo un zaragocista más. Escribo en un blog blanco y azul, sufro con el drama que nos ha tocado vivir, aporto lo que puedo desde mi sitio con estos artículos, con mis crónicas en aupazaragoza.com que firmo con mi nick arrúa 10 y cuando vuelvo la vista atrás y repaso mi vida siempre encuentro al lado de mis sonrisas el rostro de un león rampante que ahora mismo lucha por sobrevivir. No sé qué va a suceder, pero desde aquí digo ya que pongo mi teclado a disposición del zaragocismo que aún sueña con que su equipo siga vivo y que necesita urgentemente pactar un calendario de acciones en defensa del Real Zaragoza.

   Si se repasa mi blog se podrán leer artículos en los que aporté ideas, sugerencias y textos que una y otra vez abogaban por la unión y la movilización y esto es lo poco que nos queda. O nos unimos, tapándonos la nariz si es preciso porque seguro que habrá compañeros de viaje que no sean de nuestro agrado, o estamos muertos. Dicho queda.

Carta a nuestro Real Zaragoza.


   858808_1bQuerido Real Zaragoza: sé que no me oyes, pues hace ya un tiempo que tu consciencia se apagó, que vives en estado de coma inducido. Sé, también, que no sé quién leerá esta carta. Probablemente cuatro amigos que me quieren y algún amable lector que siente como yo el dolor de ser zaragocista desde niño y no encuentra consuelo en ninguna palabra, en ningún gesto, en ningún abrazo. En cualquier caso, querido Real Zaragoza.

   victorEste blog que nació en 2007 acoge en sus páginas blancas y azules muchos párrafos apagados. Demasiados. Y pocas, muy pocas frases luminosas. En él he escrito más de doscientas crónicas de partidos oficiales. En él he derramado decenas de artículos en los que he glosado a tus jugadores, recordado a tus viejas glorias y alentado a un corazón que ya casi no late. ¿Y sabes por qué casi no oímos su latido? Porque es difícil respirar en esta lúgubre mazmorra a la que nos arrojaron hace unos años Agapito Iglesias y los poderes fácticos. Los que lo auparon al Olimpo del pelotazo. Este blog, querido Real Zaragoza, ha tenido días de gloria, como aquel 3 de Junio de 2013, cuando escribí “Sobre ser zaragocista y punto”.  En un solo día recibió 672 visitas. Muy buena noticia, pues hoy en día es muy difícil que la gente lea, y mucho menos un blog sobre un equipo fracasado y decrépito. Pero morí con esa alegría, pues habría preferido no recibir ni un solo lector y que tú, mi amado equipo, hubieses mantenido la categoría. No fue. Últimamente nunca es.

   Nieves2¿Sabes? Esta mañana he visto a Manolo Nieves. Paseaba nuestro portero calmadamente por nuestra ciudad y yo lo he mirado y me he vuelto a ver niño. He vuelto a contemplar la portería de la Romareda guardada por este asturiano honrado y justo, que alternaba la meta con Juan Luis Irazusta. Nieves, el portero que junto a diez grandísimos jugadores consiguió meterle seis goles al Real Madrid de Netzer, aquella gloriosa tarde del 30 de Abril de 1975 y que yo recuerdo en color. ¿Y sabes por qué? Pues porque yo estaba allí, en la Romareda, en mi Basílica, y aunque luego youtube nos ha proporcionado la copia en blanco y negro de aquella tarde, yo puedo decir que los vi jugar. Y en mi portería, la de Infantil, pude ver cómo García Castany y Diarte metían los goles como churros. Sí, querido mío: he visto a Nieves. Y una tristeza infinita se me ha colado en el alma.

   imagesHe visto a Nieves y me he dicho que de esa mazmorra en la que estás, en la que estamos todos los zaragocistas secuestrados, es muy difícil escapar. Oímos cómo las olas baten el acantilado sobre el que está construída la fortaleza en la que morimos día a día, pero ni una voz del exterior, ni una señal, ni un soplo de esperanza nos llega. La comida que nos llega en forma de gestión futbolística está podrida; el agua que bebemos en forma de gestión institucional está putrefacta; el aire que respiramos en forma de atmósfera social está contaminado. No hay salida y tampoco hay futuro.

    Muchos te queremos. Mucho. Incluso sabemos que sería muy difícil vivir sin ti. Sin embargo estamos aterrorizados, pues tememos que puedas morir, que ya nunca despiertes de este coma que te tiene postrado en el lecho de la agonía. Y nosotros a tu lado, impotentes, abatidos. Muertos también, de alguna manera. Maniatados por un espectro de nombre Agapito, de apellido Poderes Fácticos, que se ha instalado en nuestras vidas y cuyo futuro poco nos importa si no fuera porque también es el tuyo. El nuestro. ¿Hay peor tortura? ¿Cabe más dolor? ¿Más sufrimiento?

   salvemos el real ZaragozaSí. Es más sufrimiento saber que se puede actuar y contemplar impávidos que quien puede hacerlo no lo hace. ¿Y quién es quién? Pues tal y como lo escribí en 2010, “los abonados, corazones fieles (…), los medios de comunicación, los pequeños accionistas, ex-jugadores, intelectuales, artistas, creadores, deportistas y mundo empresarial, financiero e institucional, cuya confianza es necesaria para encontrar una solución que no sea final, sino continuación de una historia que, en muchos casos, es la historia de nuestras vidas”. Y una voz que lidere esta operación de rescate. 

   Hoy acaba el año más infame de tu vida. Oigo tu respiración pesada, entrecortada, violenta. Noto el frío de tu piel. Tus ojos cerrados auguran una noche eterna. El silencio es presagio del final. ¿Dónde la luz? ¿Cuándo la luz? 

El Real Zaragoza es un club huérfano


   802279_1El Real Zaragoza es una institución moribunda a la que la sangre se le va a borbotones por las enormes y numerosas heridas que taladran su cuerpo. Son tantos los balazos recibidos que difícilmente se pueden taponar las interminables hemorragias, como si de un personaje de Tarantino se tratase. Molinos dice que se va aunque hay quien dice que él va diciendo que lo que decimos no es así, sino que hemos malinterpretado sus palabras. Agapito se escabulle en la inmensidad de la capital de España para celebrar sus reuniones, lejos del corazón que al león ya casi no le late. Los jugadores, algunos, muchos, varios, no sé, preparan su futuro evitando dar la cara ante esa afición que se ha dejado el alma por ellos, para ellos y, a veces a su pesar, con ellos en un ejercicio más de desdén hacia quienes todo se lo merecen. Manolo Jiménez recoge sus cosas de la Ciudad Deportiva como hacía Melanie Griffith en “Armas de mujer”, metiendo en una cajita de cartón la foto de los chicos, la macetita y las cuatro cosas que aún mantenía en su despacho. Y la prensa trata de informarnos de la nada, pues nada hay en el horizonte zaragocista salvo desidia y desesperanza.

   En esa línea que une el cielo y la tierra apenas el imperceptible destello, pero destello al fin, del proyecto Visús/Segarra nos alumbra. Hay opiniones encontradas al respecto y en estos momentos sólo la intuición nos permite apostar a favor o en contra (nosotros ya apostamos por un inicial voto de confianza), pero está claro que lo que el Real Zaragoza necesita como el comer y con urgencia es abandonar este estado de dolorosa orfandad en que se encuentra. Hacen falta cabezas visibles, nombres y acciones que le den un sentido a este sinsentido en el que mal vivimos.No se puede prolongar ni un solo día más la situación de vacío, desinformación y desánimo en la que nos hemos instalado, porque cada hora que pasa sin que pase nada es una bofetada en la mejilla del futuro y un paso atrás que damos frente a nuestros adversarios, sobre todo si lo que queremos es volver a Primera a la primera.

    Se habla de que mañana, viernes, Visús saldrá a explicar en qué consiste el crowdfunding y que en pocos días se sabrá si este proyecto sale adelante o es un vano intento por liberar al Real Zaragoza del secuestro al que se halla sometido desde hace varios años. La esperamos con mucho interés, pues estamos muy necesitados de mensajes y de planes y porque lo que sí es seguro es que, sea Visús u otro, a este club le hace falta un padre como el comer. Y pronto.

El futuro se llama Manolo Jiménez.


  Hoy es un día blanco y azul por los cuatro costados del escudo. Ha hablado Manolo Jiménez, ha hablado el hombre que ha puesto sobre el corazón del zaragocismo toda la rasmia, fe y vigor que hacía falta para romperle la cara a la muerte. Ha hablado y ha dicho que le gustaría seguir en el Real Zaragoza.

   Un deseo que comparte el universo del león, claro está, pero que se antoja de imposible cumplimiento a quienes sentimos la Historia del club en cuya alma se acostó Lerín y cuyo futuro ha dibujado Roberto, pongo por ejemplo. Imposible porque el destino aún lo escribe el Sr. Iglesias. Imposible porque no hay ni una sola razón que nos invite a pensar que un plan sensato pueda ser desarrollado por el Sr Iglesias. Imposible porque la fractura hinchada/máximo accionista sangra por las costuras de la vida y ese es un mal que impide que ni una sola idea, por razonable que sea, pueda llegar a convertirse en verdad.

   Manolo Jiménez es un hombre cabal y si es cierto lo que publica hoy Heraldo de Aragón, su propuesta es tan atractiva, tan capaz de enamorarnos, que no es posible que sea cierta. No es posible tanta sensatez, tanta normalidad, tanto conocimiento. Porque si a algo nos ha enseñado el Sr Iglesias es que es posible ser el paradigma de la insensatez, el paladín de la anormalidad y el máximo ejemplo de no tener conocimiento. Y con ese bagage casi nada que podamos soñar va a cumplirse.

   La batalla está planteada. Si el Sr Iglesias se va y entra un cuerpo ejecutivo razonable, el camino está trazado. Es el del raciocinio. Y una cosa más: si hay un posible comprador, ya le digo aquí que se va a encontrar con un capital humano impresionante, el de la hinchada del León. Sin duda, la mejor afición.