Gabi, el Capitán de los Pobres


Hoy se ha ido Gabi. sé que muchos hablarán de él como el Gran Capitán, otro Gran Capitán. Y estaré de acuerdo. En la historia del Real Zaragoza ha habido varios grandes hombres que lo han dado todo por esta camiseta, han besado con el alma el escudo y han rociado cada brizna de hierba de la vieja Romareda con el sudor de la muerte hecha vida. Uno de ellos es, ha sido y será, Gabi Fernández.

El viernes decía adiós en una rueda de prensa convocada a tal efecto. No es Gabi hombre de palabras sonoras ni discursos memorables, pero lo que dijo lo dijo con el corazón en la mano, la misma que sostenía el brazalete de capitán que Agapito Iglesias, en un bonito y significativo gesto, le entregó. Ese detalle honra al club y honra a su presidente, quien está protagonizando en las últimas semanas algunas acciones que merecen un comentario favorable. Gabi, decíamos, no es hombre de frases para recordar, porque su mejor discurso lo ha pronunciado, sobre todo esta última temporada, sobre el campo y en el vestuario.

Sobre el campo con sus actuaciones valerosas y audaces, buscando el protagonismo a que obligaba la delicadísima situación del equipo y del club y haciendo de cada partido un homenaje al esfuerzo y la voluntad por sobrevivir. No ha deslumbrado con sus gestos técnicos, pero sí con su entrega, su derroche físico y su claridad para solucionar situaciones comprometidas con penalties convertidos y faltas transformadas en goles históricos, como el 0-1 del día del Levante. También recordamos su penalty contra el Mallorca, su jugada individual y gol londinense también frente al Levante y su comportamiento de cruzado medieval en todos y cada uno de los partidos que ha jugado, que han sido todos.

Y en el vestuario su labor ha sido fundamental. Seguro que su deseo de salir adelante, su mesura en manejar los tiempos y su disposición para ser el líder necesario han servido para templar los ánimos cuando venían mal dadas, muy mal dadas, que ha sido casi siempre, casi cada semana. Me lo imagino levantando el ánimo, exigiendo con contenida furia que cada uno diera de sí mismo lo mejor que guardan en su corazón malherido. Me lo imagino poniéndose a las órdenes de Aguirre para convertirse en su brazo armado en el campo de batalla. Me lo imagino acoplando su empuje en los rincones de la ciudad deportiva para acumular fuerzas  y poder afrontar el siguiente partido, la siguiente y enésima final.

Gabi ha sido muy importante esta temporada 2010-2011, pero también lo recuerdo dejándose la piel la temporada de segunda, como aquel partido en Eibar donde logró un extraordinario gol, o en todos y cada uno de los partidos en los que intervino para encontrar el camino de vuelta a primera. O la pasada temporada, cuando lideró el titánico esfuerzo que supuso salir del pozo al que nos habían llevado Agapito Iglesias, Eduardo Bandrés y Marcelino García Toral. Y los jugadores. Y la mala suerte. Y el destino.

Hoy Gabi ya es jugador del “Aleti”. Ha vuelto a casa. Le deseamos lo mejor y sabemos que la felicidad que siente por ver cumplido su sueño es uno de los mejores argumentos para empezar una nueva vida. Aquí quedará como el capitán de la era más miserable que ha vivido el Real Zaragoza. Y no es mérito menor, pues cuando la historia castiga tu soberbia es muy difícil e ingrato ser el ĺider. Esa magnificencia siempre se la agradeceremos, siempre será reconocido el valor de su valor y Gabi siempre encontrará en la orilla del Ebro una copla que recuerde sus hazañas, menores en grandeza, grandiosas en lo mínimo. Gabi será por siempre el Capitán de los Pobres. Adiós, Gabi; que los dioses te inviten a su mesa.

Anuncios

Actualidad: 21 y 22 de Septiembre de 2007


– EQUIPO: “Tragicomedia” , por Pedro Bellido

– EQUIPO: “Lección de griego” , por Fernando Ornat

– EQUIPO: “Estoy convencido de que pasaremos” , dice Víctor Fernández

– EQUIPO: “Vamos a remontar” , declara Gabi

– EQUIPO: “El equipo invisible” , por Javier Lafuente

– HERALDO DE ARAGÓN: “Real Zaragoza: suben las obligaciones” , por J.M.T.

– HERALDO DE ARAGÓN: “Osasuna, un equipo sin rostro” , por Paco Giménez

– EL PERIÓDICO DE ARAGÓN: “El Titanic hace aguas” , por Alfonso Hernández

 – EL PERIÓDICO DE ARAGÓN: “La plantilla no halla explicación para el mal inicio de temporada” , por Andrés Ramírez