El Real Zaragoza inicia el viaje de regreso


real-zaragoza-afición   Justo cuando me dispongo a escribir este primer artículo dedicado propiamente a la temporada 2015-2016 salta la triste noticia del fallecimiento de Valeriano Jarné. El veterano periodista nos deja en medio de un paisaje en el que se respira una ilusión que tiene que llevar a su querido Real Zaragoza de vuelta a casa, a Primera, y supone una dolorosa pérdida para el zaragocismo y el periodismo aragonés. Valeriano, el periodista blanco y azul, descansa en paz.

   La temporada, pues, ya está aquí. Escribo un poquito más arriba que es la liga del retorno y esa afirmación, ese desafío aceptado por todos los protagonistas nos tiene que llevar a vivir un año de tensión, sacrificio y esfuerzo con un único final imaginado y soñado: el ascenso.

   Para ello el clun ha dado una serie de pasos firmes, seguros y medidos enforma de fichajes y construcción del equipo, lo que ha conllevado también alguna decisión dolorosa que el tiempo dirá lo acertada que ha sido o no, como la venta de Vallejo. De todo ello se ha hablado estas semanas, pero es bien cierto que el equipo formado, después del partido del pasado domingo ante la Real Sociedad, alienta la esperanza por el juego mostrado y las hechuras de grupo serio y concienciado.

   La portería está muy bien cubierta. La veteranía de Manu Herrera, portero rápido y vivaz, y la juventud de Bono, sobrio y potente, son dos argumentos de peso que auguran seguridad bajo los palos, lo que a todos se nos antoja clave, pues hay acuerdo general en que encajar pocos goles es fundamental. Pablo Alcolea, en cambio, apunta a salir del equipo, y difícilmente contaremos con su trabajo.

   romaredaLa defensa mantiene un esqueleto consolidado desde el año pasado. La novedad la aportan Marc Bertrán, un lateral de cuidadosa colocación, e Isaac Carcelén, joven carrilero osado y vertical. También podemos considerar a Abraham como una incorporación, pues la imagen que muestra habla de un jugador recuperado y confiado, toda vez que su última temporada en el Real Zaragoza fue irregular. Los demás, los mismos. Rico, absoluta apuesta de popovic, apunta a una prometedora temporada; Mario, fundamental pero delicado. A ver si las nuevas indiccaciones médicas lo recuperan definitivamente. Y por último Cabrera, asentado y trabajador, Rubén, que parece haber convencido a Popo con su trabajo estas semanas, y nuestro Jesús Vallejo, el estandarte del zaragocismo que sigue con nosotros y que, seguro, va a ser unos de los protagonistas de la temporada.

    romareda_02El centro del campo ha sido el segmento más y mejor refrozado. Consolidado Dorca como el jugador señero que ya demostró ser la temporada pasada hasta el punto de ser uno de los tres capitanes, mantenido el talentoso Pedro, importantísimo en este equipo, y recuperado Jaime, el jugador diferencial que nos da clase y calidad, el Real Zaragoza ha visto la llegada de un nutrido de interesantes jugadores. Diamanka, un jugador que aporta dinamismo y velocidad; Wilk, un tipo duro y rocoso que ofrece metal y acantilado; Erik Morán, un muchacho que presenta formas elegantes y diagonales; Hinestroza, sin duda uno de los mejores fichajes por su rapidez y verticalidad; Aria, un jugador que apunta una velocidad mental interesante, y Jorge Díaz, el uruguayo eléctrico y chispeante que corre con el gesto de Rubén Sosa.

  romareda_03 Y la delantera. No hace falta recordar que esta línea es la más difícil de cubrir, sobre todo si anotamos que de ella han salido tres jugadores de la talla de Borja, Willian José y Eldin. No obstante, aquí también cabe al aplauso a Ángel Martín González después de firmar al habilidoso y vertiginoso Ángel, que ya ha demostrado que sabe meter goles, y el acerado y fornido Ortuño, que apunta fortaleza y lucha. Sumamos a ellos al joven Ortí, que sale de una larga lesión.

   Estos son los mimbres. Cabe alguna incorporación, siempre cabe algo, pero la afición blanquilla ya noe hemos hecho a la idea de que estos muchachos, aupados por una afición fiel y esperanzada, son los encargados de construir el armazón que nos permita recuperar el lugar que al Real Zaragoza le corresponde. Que nos permita volver a casa. A Primera.

Anuncios

Vallejo y Alierta, los dueños del futuro


    En la crónica del doloroso partido frente a Las Palmas, escribí que Vallejo era “el aguavallejo04 que riega el futuro”. El sentido exacto de esas palabras era múltiple. Por un lado, quería decir que el joven jugador tenía la llave futbolística del equipo, que su presencia es imprescindible para crecer como grupo.  Pero por otra parte pretendía expresar que es, sin duda, el símbolo de la afición, el estandarte del zaragocismo y que lo necesitamos tanto que su pérdida sería una catástrofe.

   Hoy, algunas semanas después, tenemos que lamentarnos por su marcha al equipo del Imperio. Las débiles murallas de la ciudad del león han sido derribadas con suma facilidad por el ejército blanco, provocando consternación y rabia entre todos los zaragocistas. Vallejo ya es jugador de Florentino.

   El golpe ha sido durísimo. Esperado, temido, pero muy doloroso. Su venta por 6 millones ha sido la escenificación de lo débil que es la posición negociadora de un club, el nuestro, que vive momentos muy delicados, por lo que es presa fácil de los depredadores que merodean en busca de jugoso alimento.

   Sin embargo, también es cierto que el Real Zaragoza tiene que estar por encima de todo y de todos. Incluso de sí mismo. No es la primera vez en la historia del fútbol que un club tiene que vender a un jugador clave. Ni será la última. El dinero obtenido en la operación va a permitir afrontar algunas operaciones que pueden ser muy positivas si se acierta en ellas. De una parte existe el compromiso de que Vallejo pueda permanecer hasta dos años con nosotros. Es una buena noticia que tenemos que saber rentabilizar pues el zaragocismo es consciente de que ahora lo fundamental es lograr el ascenso. Lo vital. Y para semejante empresa vamos a contar con la ayuda de Vallejo. Y en segundo lugar, el club obtiene una inyección de dinero que le puede resultar muy útil para fichar más y mejor con el fin de conformar una plantilla  equilibrada y competitiva.

   AliertaVallejo es el nombre del verano. Pero también lo es Alierta. Es público que él ha gestionado directamente la operación de venta de Vallejo con Florentino y su papel cada día se antoja más relevante en esta larga travesía que es la resurrección de un club, el Real Zaragoza, que hace ahora un año estaba agonizando y a punto de morir. Hoy es un proyecto que tiene sus objetivos muy definidos y todo el trabajo, todo, debe estar dirigido a su consecución.

   Buscamos el ascenso con determinación desde el minuto uno, se trabaja para recuperar el orgullo de ser zaragocista, se ha iniciado el proceso de restauración y revitalización de la Romareda y ya es el día en que, de nuevo, los chicos quieren jugar en el Real Zaragoza porque comienza a volver a ser símbolo de mañana. Vallejo está con nosotros, ojalá que los dos próximos años, es uno de los nuestros y su participación, junto con la de todos sus compañeros, el cuerpo técnico, los medios y, muy importante, la afición será determinante para que dentro de diez meses estemos hablando de lo que todos anhelamos: del regreso a casa. A primera.

Fotos: Heraldo de Aragón

– “La decisión ha sido dolorosa pero fácil porque no hay elección” (El Periódico de Aragón)

– El adiós más doloroso (El Periódico de Aragón)

– La resignación de la afición (El Periódico de Aragón)

Real Zaragoza: “Ola de calor blanco y azul”


   Cuatro semanas y dos minutos después de que Araujo rompiese en mil pedazos la ilusión de ver nuestro escudo campear en los templos de la primera división vuelve el Aire azul a acariciar nuestro pecho blanco y azul.

   Han pasado muchas horas, hemos dormido regular alguna que otra noche pero el fútbol es una religión que no sabe de rituales anclados en el pasado. Antes bien, la liturgia del balón es generosa con quienes sabemos mirar pronto al futuro. Por eso es bonito ver las fotos del entrenamiento de ayer en Boltaña, con todos esos niños enfundados en la camiseta blanquilla solicitando la foto y la firma de sus ídolos con  una sonrisa limpia y esperanzada.

   Arranca el Real Zaragoza 2015-2016 con una única vocación: iniciar un viaje cuyo único destino es la división de honor. No hay senderos torcidos que nos despisten ni tempestades que nos desorienten. No puede haberlas. Es por eso que el discurso de los nuevos jugadores es nítido y claro: estamos aquí para construir el regreso a primera. Fin de la cita. Fin del discurso. Ahora, a jugar. Mejor: a ganar.