Y el rayo cesó (Real Zaragoza, 3 – Rayo Vallecano, 2)


 

Tras cuatro temporadas vagando por los áridos desiertos que conforman el continente de la segunda División, ya podemos escribir dos ideas que son tan verdad como el infierno que nos cobija. Una: aquí el que no corre y se deja el alma durante los 93 minutos de cada partido, muere. Dos: no es sostenible un equipo que para ganar tiene que meter dos o tres goles. Lo de correr como un canalla no te da la victoria, pero no correr te acerca al vacío. Eso, seguro. Y quien recibe cinco goles en dos partidos tiene muy poco que esperar de la vida. Más bien todo de la muerte.

   Zapater07

Y en esas estamos, amigos. Ayer el Real Zaragoza ganó al Rayo Vallecano porque el equipo de Michel falló mucho. Todo. Y también porque acertó en las tres ocasiones que construyó, una de ellas después de un corner y las otras dos porque Borja Iglesias abrió vías de gol y regaló sendas asistencias que valen su pase en oro. Si el fútbol ha sido injusto en modo derrota en otras ocasiones, ayer lo fue pero para regalarnos una victoria que apunta a rearme moral, a recolocación de piezas y ajuste de conceptos.

   Natxo volvió a contar con los buenos. Dejó en el banquillo o en la grada hasta a cinco jugadores que sufrieron la derrota en Huesca y recuperó a tres de ellos que, hoy por hoy, son fundamentales. Delmás  es en estos momentos el lateral derecho titular. Febas es clave en el juego de creación y combinación y Eguaras es el principal argumento para equilibrar a un grupo que necesita de manejo, cierto gobierno y líneas de pase. Aun así, el choque fue del Rayo desde el primer destello. Su concepto del juego, la solidez de su propuesta, la calidad de algunos de sus jugadores fueron argumentos de gran peso que desbarataron al Zaragoza en todo momento. Llegaban a la portería de Cristian con suma facilidad y solo su desacierto o la buena disposición del portero argentino impidieron que los goles cayesen del lado madrileño. De Tomás, Embarba y Unai aún deben estar calibrando el nivel de sus errores, porque disfrutaron de tres ocasiones impecables que podrían haber dado una ventaja insuperable al Rayo.

   El paisaje, decimos, tenía un dibujo claramente vallecano, pero el fútbol es muy inexacto en ocasiones, como ayer lo fue. En el minuto 25 Eguaras centró un balón que cabeceó Grippo impecablemente logrando el primer gol. No era lo esperado, si siquiera lo imaginado, pero ahí estaba el 1-0 campeando en el decrépito marcador de la Basílica. No obstante, el Rayito siguió a lo suyo. Perseveró en su propuesta, prosiguió desarrollando su argumentario que no era otro que jugar (muy bien) al fútbol y enseñarle los blancos colmillos a los de Natxo. 

   De nuevo De Tomás, otra vez Embarba y una vez más Embarba. Tres nuevas oportunidades desaprovechadas, mil suspiros de angustia en las gradas. Y el sábado, milagro. En forma de fantasía de Febas dándole un balón elevado a Borja que éste le devolvió para que el catalán lo alojase en la red de Alberto. Dos a cero. ¿Dos a cero? Los ojos de la afición zaragocista se abrían y cerraban, sujetos al asombro. Y había motivos.

   La segunda parte anunciaba una salida eléctrica del Rayo, al que imaginábamos herido pero en absoluto derrotado. Habría que hacer muy bien las cosas, pues era evidente que el equipo visitante porfiaría para remediar los errores de la primera parte. Y así fue. Desde el pitido inicial asistimos a un asedio controlado, firme y muy bien orquestado que provocó una situación de evidente inferioridad zaragocista. Natxo cambió a Mikel por un ineficaz y tarjeteado Verdasca, pero no logró apuntalar le sistema defensivo. Y no pasaron ni diez minutos hasta que el rayo logró su primer gol. Un centro lateral, otra vez un centro lateral, que habilitó a De Tomás para rematar inapelablemente. Un esquema demasiado conocido que nos sabemos de memoria y que activó el temblor en los corazones blanquiazules.

   El Zaragoza no sabía gestionar su ventaja y por eso Natxo optó por darle entrada a Pombo para agitar el partido. No surtió efecto en un principio. El control seguía en manos forasteras y el juego tenía color rojo lo mirásemos como lo mirásemos. Se antojaba imposible mantener la ventaja pues los únicos párrafos los escribía el Rayo y como son buenos narradores en el minuto 73 Trejo logró el empate. Una aproximación por la banda derecha y una combinación muy mal contrastada dio con el balón en la red de Cristian. 

   ¿Qué hacer? Confiar en mantener el empate como mal muy menor y suspirar por un hecho aislado que nos regalase el destino. Y sucedió. Pombo, que ya había intentado el gol con un magnífico chut que rozó el poste derecho, combinó con Borja Iglesias. El gallego, que llevaba ya un rato luchando con furia cada balón, cada opción, arrastró al mundo entero hasta la línea de fondo y le cedió el balón a Jorge para que rematase el tercer gol. Fue maravilloso estallar de alegría y, sobre todo, fue especial disfrutar con la expresividad del gran capitán, Alberto Zapater. Es evidente que el grupo se liberó de una pesadísima losa que le estaba hundiendo, poco a poco, en el fango de la incredulidad en sus posibilidades. Ahora es momento de recuperar el perfume de principio de hace algunas semanas y consolidar los cimientos. Almería es un buen lugar para lograrlo.

Foto: http://www.losotros18.com

CALIFICACIONES

Cristian: 3. Tuvo varias intervenciones acertadas. Algo inexacto en los goles.

Delmás: 3. Luchó y corrió lo indecible. Falló en los centros.

Grippo: 3. Buen regreso. Muy bien por alto. Goleó.

Verdasca: 1. Irregular y falto de solidez.

Ángel: 2. Bien en ataque aunque algo desajustado en la posición.

Zapater: 4. Muy implicado y con galones.

Eguaras: 3. Tuvo momentos buenos y alternó alguna inexactitud.

Guti: 2. En la banda derecha estuvo desaparecido. En la medular, muy útil.

Toquero: 1. No fue su tarde. Trabajador pero desubicado.

Febas: 3. De nuevo agitó al equipo. Tiene talento y rasmia. Goleó.

Borja: 4. Vive solo pero se sabe asociar con cualquiera. Dio dos goles.

Mikel: 2. Algo frío y poco protagonista.

Pombo: 3. Activó al equipo y aportó frescura. Goleó.

Ros: S. C.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s