El valor es alto (Real Zaragoza, 1 – Granada, 1)


Llegó el Real Zaragoza a la vieja Basílica con el alma prendida por finos alfileres después de una pretemporada difícil y un primer partido enjuto y sin alma en Tenerife. Para colmo de dudas, el miércoles en Morata ofreció una imagen desgarbada y para cerrar el círculo de la inquietud la Fundación 2032 y ZEC nos agitaron los miedos con sendos textos que hablaban de abismos e infidelidades. Para amortiguar tantas sacudidas, Natxo González explicó el viernes que su ideario no es fácil de asimilar y que hace falta más tiempo para que este “equipo diesel” alcance la velocidad pretendida.

Bajo estas premisas afrontó el Zaragoza ayer su partido frente a un potente Granada, uno de los tres descendidos y, por tanto, uno de los nuevos ricos de la categoría. Y lo hizo con un cambio significativo en la alineación. Una vez ya destapada la verdad de que el centro de la defensa no cuenta con las piezas adecuadas, el entrenador decidió cementar el centro del campo contando con sus tres escuderos a la vez y propiciando que tanto Pombo como sobre todo Buff fuesen los encargados de hilar las jugadas de ataque para surtir para Borja Iglesias. El plan funcionó a medias durante los primeros 15 minutos. Ciertamente se logró que el balón circulase con más seguridad y se ralentizasen las posibles acometidas, pero costaba un mundo y parte de la luna llegar a la portería de Javi Varas.

Con todo y eso, el equipo se fue acomodando y en un robo de balón Borja se plantó ante el portero sevillano. Lástima que el mano a mano lo solucionase bien Varas. Por el contrario, fue el Granada el que convirtió gracias a una falta ejecutada hábilmente por Pedro, uno de nuestros ex. El origen de la jugada fue un error de control que propició que el cuestionado Valentín hiciese una falta al borde del área, lo que agitó aún más las aguas del debate sobre la defensa.

Era el minuto 22 y quedaba mucho partido. El Zaragoza, habitualmente, ha sufrido muchísimo cuando ha encajado primero. Es una pauta que se ha instalado en el subconsciente del equipo hace ya un tiempo, pero ayer el equipo mostró otro registro. No se dejó vencer por la indolencia sino que emprendió un combate serio y sereno, lo que hizo que el partido fuese, a partir de entonces, todo suyo. Buff comenzó a aparecer, los laterales asumieron el rol que les habíamos conocido en el Reus, Eguaras y Zapater, aunque aún con problemas espaciales, iniciaron episodios de combinación y sostén en la medular y Borja Iglesias se conjuró consigo mismo para desestabilizar a la defensa granaína.

Fueron 15 minutos de intención, de deseo encendido, de presencia en territorio enemigo con la sola idea de equilibrar el choque, algo que no se pudo conseguir a pesar de la intensidad mostrada gracias a la buena disposición defensiva de los visitantes.

La segunda parte fue un ejercicio de voluntad. Comenzó con cierta indisposición creativa, pues el Granada tenía claro que si se mantenía ordenado y atento tenía muchas posibilidades de llevarse los tres puntos. Sin embargo, poco a poco el Zaragoza se desperezó. Fue la emergente presencia de Buff lo que alicató el juego aragonés y la mejor distribución táctica de los mediocentros habilitó al equipo para resetear un partido que, a partir de entonces, fue totalmente suyo.

En el minuto 57 Pombo rasuró el césped con un remate intencionado que detuvo Varas y en el 69 Borja Iglesias consiguió, por fin, desestabilizar al central Germán que le hizo un penalty de libro que abría las puertas del cielo a un Zaragoza que merecía un premio a su juvenil empeño. El propio Borja transformó el penal y la Romareda explotó entusiasmada. Toquero entró por Pombo y su presencia agitó el universo blanquillo. Cada una de sus acciones llevaba el sello del compromiso y la veteranía y así, en el minuto 69, estuvo a punto de lograr el segundo gol tras recoger un excelente pase de Buff, pero el poste derecho lo evitó. Dos minutos después Baena vio la segunda amarilla tras una falta a Ros y el lanzamiento lo ejecutó Zapater, que no llegó a acariciar la red de la escuadra porque Varas es un portero que se las sabe todas y evitó el gol con una buena parada.

Desde entonces hasta el final el Zaragoza ejerció de anfitrión y puso en marcha un acoso a la francesa sobre la portería del Granada. Sin embargo, a pesar de que se tuvo la sensación de que el gol podía llegar en cualquier momento, Varas no tuvo que recoger el balón de su red y el partido acabó en tablas. Con el sabor de la decepción pero con el aroma de la esperanza. Quizás Natxo tenga un discurso elíptico y diagonal, pero es cierto que ayer sus muchachos trataron de mostrarnos que tienen el alma erizada de deseo y que hay un camino que, oculto aún tras la hojarasca de tanto sufrimiento y miseria, quizás podamos recorrer.

Foto: http://www.heraldo.es

Ficha técnica
Real Zaragoza:
Ratón, Benito, Valentín, Grippo, Ángel, Zapater, Javi Ros, Eguaras (Febas 77′), Buff (Papunashvili 86′), Pombo (Toquero 71′) y Borja Iglesias.

Granada CF:
Javi Varas, Víctor Díaz, Menosse, Germán (Charlie 86′), Álex Martínez, Baena, Montoro, Machís, (Puertas 71′), Pedro, Espinosa (Alberto Martín, 61′) y Joselu.

Goles:
0-1 Pedro (23′), 1-1 Borja Iglesias (70′).

Árbitro:
Vicandi Garrido (Comité vasco). Amonestó a Valentín (22′), Eguaras (35′), Pombo (67′), Germán (69′). Expulsó a Baena (42′ y 79′).

Incidencias:
Partido correspondiente a la 2ª jornada de la liga 123, disputado en el Estadio de La Romareda, 13.761 espectadores.

Puntuaciones
Ratón: 2. Convierte los balones colgados en situaciones de incertidumbre. Debe mandar más.
Benito: 3. Buen balance defensivo y notable presencia en los desdobles.
Valentín: 1. Es un saco de dudas y temores anunciados.
Grippo: 3. Correcto, serio y cumplidor. Su aportación ofensiva en jugadas de estrategia, interesante.
Ángel: 3. Es un jugador de gran importancia. Su presencia eleva el nivel del equipo.
Ros: 3. Voluntarioso y comprometido.
Zapater: 4. Gran partido. Fue de menos a más. Su entendimiento con Eguaras y Ros, fundamental.
Eguaras: 3. Tras una primera parte apagado, en la segunda participó con criterio.
Pombo: 2. Muestra cierta irregularidad. Aporta clase y calidad pero a veces ralentiza el juego.
Buff: 4. Comenzó desubicado pero cuando encontró su sitio activó el ataque.
Borja Iglesias: 4. Luchó, se ofreció, colaboró y goleó.
Toquero: 4. Agitó al equipo y le regaló coraje, trabajo y verticalidad.
Febas: 3. Se ofrece, aporta soluciones y se entrega sin reservas.
Papu: 2. Su rapidez y descaro son dos argumentos muy útiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s