Me das una victoria (Real Zaragoza, 2 – Real Oviedo, 1)


 

angel_02   En el minuto 73 la Basílica se puso en pie para despedir con un cálido aplauso a un chico de 21 años, por nombre Xisco, que había jugado un correcto partido y cuyo juego había cautivado a una afición tan huérfana de estímulos como ávida de alegrías. Y esta llegó ayer en forma de balsámica victoria ante un Oviedo que tuvo la mala suerte de perder a uno de sus mejores jugadores, Toché, por lesión en el minuto tres y que cuenta entre sus filas con los suficiente jugadores mediocres como para cometer errores que pueden costar un partido.

   Agné se fue contento a casa. El zaragocismo también, pues tres puntos son tres puntos en los tiempos que corren. Oro molido, en fin, en medio de una categoría acostada en la niebla de la mediocridad y en la que el tuerto con parche en el ojo bueno es emperador. Y ese fue ayer el Real Zaragoza, al que su entrenador hizo jugar con el portero titular por nómina, con un inestable Bagnack en el lateral y con un joven jugador menorquí que demostró ayer que con osadía, ganas, rapidez y espíritu guerrero se pueden hacer cosas dignas de ser tenidas en cuenta. Todo ello ante un rival, el Oviedo, que cuenta con buenps jugadores pero también con malos; que en el banquillo tiene a un hombre de fútbol que ha ganado muchas cosas y quiere abrirse camino en esto de entrenar y con algún defensa fuera de sí capaz de agredir a un contrario sin ton ni son y dejar a su equipo con diez por culpa de su mala cabeza.

   Sí es verdad que el partido fue al principio un dance de pases cruzados y posesiones cortas debido al pundonor de todos los contendientes entre los que en seguida brilló con luz propia la conexión entre Cani y Lanzarote. Ahí se vio que había partido. Ángel, como siempre, atento al límite del fuera de juego y dispuesto a pescar algún balón que la defensa contraria no supiese gestionar correctamente. Y ese balón llegó en el minuto 17, cuando el delantero tinerfeño le robó la cartera y todas las tarjetas al central David Fernández y batió a Juan Carlos con un sutil derechazo que suponía el 1-0.

   A partir de ahí el choque entró en una dimensión cómoda para el Zaragoza, que no tuvo muchos problemas para tapar las incursiones de Linares y bloquear al fino Susaeta. Tuvo que recurrir a múltiples ayudas, es verdad, sobre todo en el caso de Bagnack, por cuyo lateral llegaban las corrientes fluidas del cantábrico. Afortunadamente no cristalizó ninguna llegada carballona y en ello tuvo mucho que ver el buen trabajo coordinado de Ros y Zapater y las buenas basculaciones defensivas de Lanzarote, muy activo, y de Xisco, atento y dispuesto a todo. Incluso a dar balones de gol a sus mayores, como ese centro magistral que construyó en el minuto 34 que no fue gol por la buena intervención de Juan Carlos.

   Otra de las jugadas clave se produjo en el minuto 43. Verdés atrapó violentamente a Lanzarote en una jugada en la banda ganándose una tarjeta roja que casi pudieron ser dos. Llegar al descanso con 1-0 a favor y un jugador más parecían buenas noticias para el equipo aragonés, que afrontó el segundo tiempo con una cierta ventaja que se dispuso a aprovechar nada más saltar al césped. Y lo hizo en el minuto 49, cuando Xiscu cedió a Lanzarote, este Cani y el pase de este llegó a Ángel, quien fue derribado en la boca de gol por Óscar Gil. Penalty a favor. Penalty después de casi veinte partidos que fue convertido por Ángel.

   El 2-0 en el marcador parecía un buen argumento para afrontar el resto del partido con cierta tranquilidad. El Oviedo se aprestó a vender cara su piel y lo intentó sin descanso. El Real Zaragoza trató de dormir la noche, Agné les pidió a Zapater y Cani que le dieran pausa al juego y a ello se dedicaron durante un buen rato Hasta que Xisco dejó el campo. Amparado en la ovación de la grada, el chico se fue encantado a la ducha pero con su marcha elñ equipo se acyó, Dongou no sostuvo su ritmo y el resto del grupo se aletargó. Y en una de esas acciones indolentes Cani perdió la bola en la frontal del área y provocó una falta que sirvió para que el Oviedo empatase el partido. A cinco minutos del final.

   La Romareda se temió lo peor. Se temió una nueva debacle, que es lo que habría sido un empate. Afortunadamente el Oviedo ya no pudo cerrar las tablas y eso significó que los tres puntos se quedasen a dormir en la orilla del Ebro. Buen botín . Justo y, sobre todo, muy necesario. Por pura supervivencia, es decir.

Foto: http://www.elperiodicodearagon.com

CALIFICACIONES

Irureta: 2. Correcto en casi todas las acciones, con cierta inexactitud en su relación con la defensa.

Bagnack: 1. Pagó todos los platos rotos, no siempre con justicia.  Muy afectado.

Cabrera: 3. Firmó un partido digno y sobrio.

Silva: 3. Ahora mismo es el mejor defensa. No por lo que da, sino por lo que le falta al equipo cuando él no está.

José Enrique: 3. De nuevo firme y sólido. Aporta experiencia y solvencia.

Zapater: 3. Con Ros es un jugador coherente y equilibrado.

Ros: 2. Protagonizó buenas acciones y cometió algunos errores de bulto. Irregular.

Lanzarote: 3. Volvió a la senda del talento y colaboró en la cobertura.

Cani: 4. Cuando el balón se deja acariciar por él se convierte en un argumento definitivo.

Xiscu: 4. Fue el partido que todo debutante sueña. Rápido, audaz, profundo, sostenido.

Ángel: 4. Cuando un delantero consigue dos goles merece el aplauso de todos.

Dongou: 2. Intentó un par de jugadas de definición.

Morán: 1. Trató de encontrar alguna luz con poca fortuna.

Casado: S.C.

Anuncios

Un comentario

  1. Esta vez, que pude ver el partido completo, me permito el lujo de opinar en este estrado que nos pones.

    Espero que el zaragocismo en general, se dé cuenta ya de lo que es la 2ª División y la igualdad que hay entre todos. El Oviedo venía aquí en puestos de play-off, y a la vista está qué equipo es, y tiene un mayor presupuesto que el Zaragoza… En el fútbol 2+2 no siempre son 4, y eso tiene que valer cuando el equipo gana, y cuando pierde. ¿Que hay derrotas y derrotas?, por supuesto; pero que de nada sirven ciertas actitudes, también.

    ¿Qué sentido tiene pitar a un chaval de 21 años de tu equipo, de tu propiedad, desde el minuto 1 y más cuando el entrenador lo pone en un sitio que no es el suyo?. No, Bagnack no es Gaby Milito, ni lo será, pero es un jugador del Zaragoza. Que empezó con mal pie, al que no se le han dado varios partidos seguidos para poder juzgarle (en un puesto tan específico como el de central) y al que en lugar de ánimos ante un fallo, se le han regalado pitos y campañas para que no fuera alineado contra el Reus (lo que llevó a Agné a recolocar toda la defensa en, para mí, un error, como el de alinearlo de lateral el otro día). No paro de leer y escuchar cosas de varios jugadores de que “no da el nivel para el Zaragoza”, y que “en el mercado de invierno hay que fichar”. ¿No dan el nivel para el presupuesto del Zaragoza?, ¿es que en el mercado de invierno se va a fichar a Sergio Ramos por Bagnack o Popa, a Carvajal para el lateral derecho o a Jordi Alba para sustituir a Casado en el izquierdo?.

    En fin, que con esa mentalidad, no creo que se consiga mucho. Se reiría Cruyff del entorno culé, si conociera el entorno zaragocista. Y lo siento si alguien se ofende, pero es así.

    Cuando se fichó en verano, me pareció una buena plantilla, para el dinero que había. Cuando se fichó a Milla me ilusionó, pero luego me defraudó a partes iguales. Y ahora Agné me gusta, y mucho, y sólo espero que el sea consecuente con lo que piensa, y no se deje llevar por “el entorno”.

    CALIFICACIONES

    Irureta: 2. Me pareció muy buena la idea de Agné de relevarle por Ratón. No creo que el chaval lo haya hecho mal, todo lo contrario. Ayer Irureta, pues bueno, eso, correcto. Este chico me pareció un gran fichaje pero, por lo que sea, no ha rendido a su nivel. A ver si ahora que sabe que tiene rival, recupera su nivel.

    Bagnack: 1. No es lateral, y sufrió. Sufrió mas aún por “el ánimo de su grada”, porque no se atrevió a encimar a los rivales (como hacía en otros partidos) por miedo a cometer una falta, y siempre marcaba con la vista.

    Cabrera: 2. Partido correcto, sin más.

    Silva: 3. Demostró ser imprescindible, por su caracter. Y eso debe servir para que nos situemos en la realidad del Zaragoza (descarte del Valladolid, que “lo cambió” por Guitián).

    José Enrique: 3. Este sí es de nivel, y lo demuestra cuando juega en su sitio.

    Zapater: 2. Correcto, sin más. Pero con Ros mejor que con cualquier otro.

    Ros: 1. Para mí el jugador con más criterio del equipo, y ayer, contra 10, no lo demostró. Un mal día lo tiene cualquiera.

    Lanzarote: 3. Trabajador y con calidad, desquiciando a más de uno.

    Cani: 3. Este también es otra cosa, lástima de su fondo.

    Xiscu: 3. Objetivamente, buen partido, pero no me maravilló. Se mira con otros ojos al de casa (y me parece bien). Bien por demostrar carácter en el debut, pero ya está.

    Ángel: 4. El primer gol es de gran delantero, por la presión y por la definición. Nunca he sido un enamorado de él, pero me va conquistando.

    Dongou: 2. Le falta ritmo.

    Morán: 1. La falta de minutos le pesa y no aporta mucho.

    Casado: S.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s