La esperanza no cesa (Real Zaragoza, 3 – Alcorcón, 1)


 

594796_g   La imagen de Ubieto llevándose las manos a la cabeza tras celebrar el primer gol de Dongou es la mejor expresión de lo que ayer se vivió en la Basílica. Un golazo que hacía mucho tiempo que no disfrutábamos los zaragocistas y que rubricaba una primera parte extraordinaria, repleta de juego, fuerza, combinación, tesón y esfuerzo solidario. Una primera parte que subrayaba la voluntad de ser de un equipo que ayer actuó de grande en una ocasión grande y que sirvió para abrir de par en par la ventana de la esperanza. No de las metas conseguidas, no de los objetivos logrados. No la ventana del final del camino sino la que nos da derecho a creer que se puede creer. Un partido que, si todo acaba como soñamos, guardaremos en nuestras videotecas como un pequeño tesoro que pasará a formar parte de nuestra historia blanca y azul.

   El partido señalaba al norte de las grandes tardes. Aunque no del todo, el zaragocismo se olía que ayer era una tarde importante. Las peñas prepararon el detalle de recibir a los jugadores a las puertas de los vestuarios y los supporters de los fondos alisaron las gradas para acoger a los suyos con dos tifos espectaculares que ayudaron a agitar el match. Y el equipo recibió el mensaje. Los primeros minutos fueron un agitado viento que anunció lucha y éxito. La banda izquierda sacudía una y otra vez las defensas amarillas, con Rico e Hinestroza muy activos y Morán y Ros sujetando las costuras del centro del campo con frescura. Sin embargo, el frasco se rompió en el minuto 11. Un centro medido desde la banda derecha lo remató Rafa Páez ante la lentitud de Vallejo y la torpeza de Manu Herrera, logrando un gol que hizo daño. Pero poco.

   La afición reaccionó inmediatamente y los jugadores también. Con un juego muy bien trenzado, sólido en la presión y rápido en el despliegue el Real Zaragoza construyó una propuesta muy atractiva que en seguida encontró vías de desarrollo. La ejecución de una falta muy bien entrenada nos mostró un buen centro de Lanza, un adecuado cabezazo de Rico, un acrobático remate de Dorca y una fértil culminación de Ros, que certificó así su magnífico trabajo junto a Morán. Era el gol del empate y los senderos de la victoria se hicieron un poco más anchos.

   Pero lo mejor estaba por llegar. El Zaragoza encendió las bobinas del viento del valle para elaborar fútbol de altura y en una de las varias acometidas que elaboró Hinestroza casi astilla la madera de la portería de Dimitrovic. Tras una meteórica galopada que culminó con un metálico zurdazo, el colombiano levantó las ánimas de la afición. Habría sido un gol de extraordinaria belleza, sin duda el de la jornada, pero no hubo que lamentarse mucho tiempo del infortunio. Como si alguien hubiese escrito un guión para no olvidar Rico galopó una vez más por su banda, levantó su frente de Campeador y alargó el balón hasta el balcón del área. Allí le esperaba un pecho de ébano que acomodó el balón con una templanza propia de un veterano y esculpió un chut imparable que mordió la red del Alcorcón. Fue un gol imperial que puso a la Romareda boca abajo e hizo que los dieciocho mil zaragocistas compartieran el asombro de los goles históricos.

   Fue un momento especial. Dongou acababa de conseguir el gol más bello de la temporada y, lo más importante, darle la vuelta a un partido que se había puesto feo al poco de comenzar. Excelentes noticias, al fin.

   La segunda parte nació extraña. Vallejo se quedó en la caseta y lo sustituyó Abraham. La recomposición de la banda izquierda, con Rico de central, causó un desajuste que el Alcorcón trató de aprovechar. Hinestroza se lesionó y Culio, su suplente, no cubrió el trabajo del colombiano. El juego madrileño no daba para mucho, pues su propuesta de tiro largo y segunda jugada afortunada encontró, una vez más, justa respuesta en el centro del campo aragonés. Además, Chema Rodríguez fue expulsado por doble amarilla, lo que contribuyó a allanar el camino un tanto más. La confirmación llegaría con otro magnífico gol de Dongou, que contó en esta ocasión con la colaboración de Isaac y, sobre todo, Diamanka.

   El resultado final es algo más que una victoria. Por mucho que se empeñen los matemáticos en decir que no son más que tres puntos, el partido de ayer da para situarse en el Olimpo de la categoría, a muy pocos centímetros del segundo, con unas buenas sensaciones en el cuerpo y con una muy profunda comunión entre el equipo y la afición que se convertirá, seguro, en el más sólido argumento que nos invite a soñar con que es posible regresar al camino que nos lleve de vuelta a casa. A Primera.

Foto: El Periódico de Aragón

CALIFICACIONES

Manu Herrera: 2. Pudo hacer más en el gol. El resto del trabajo, correcto.

Isaac: 3. Luchador en defensa y profundo en ataque.

Vallejo: 2. Un tanto disminuido en su posición de central zurdo. Se lesionó.

Guitián: 4. Nuevo gran partido del asturiano. Sobrio, inteligente y firme.

Rico: 4. Lleva una trayectoria admirable. Tanto de lateral como de central, muy bien.

Ros: 4. De los mejores. Corrió, luchó y solucionó atascos de circulación. Y goleó.

Morán: 4. Magnífico en su regreso. Gobernó el partido y dirigió el juego. Excelente ancla.

Dorca: 3. Muy trabajador y colaborador. Cubrió campo y ayudó en todo.

Lanza: 4. Gran clase y extraordinario compromiso. De nuevo un centro suyo dio un gol.

Hinestroza: 4. Veloz, desbordante y muy guerrero. Casi mete un gran gol.

Dongou: 4. Explotó. Metió el gol de la temporada y se movió con gran inteligencia.

Abraham: 2. Sufrió mucho en defensa. En ataque ofrece soluciones.

Culio: 1. Está falto de forma. Lento e inexacto.

Diamanka: 2. Un inteligente movimiento suyo propició el remate de Dongou.

 

Anuncios

Un comentario

  1. Jugando como en la primera parte podemos seguir soñando y puede que a la tercera campaña en segunda sea la definitiva y volvemos a nuestro sitio la PRIMERA DIVISION. Pero aunque parezca manido tenemos que ir partido a partido. Con los alfareros creo que hemos visto el mejor partido de la era Carreras sobre todo en la primera mitad se jugò muy bien por parte de los blanquillos. Destacaròn jugadores con luz propia un ERIK MORAN sensacional, JAVI ROS genial un DORCA pulcro, HINESTROZA parece otro jugador un RICO como toda la temporada fino y bien un DANGOU goleador con dos goles de bandera que hacia tiempo no veiamos en la ROMAREDA y un LANZAROTE descomunal tenemos jugadores con categoria y que llevan tres partidos consecutivos ganando y van a ir a Ponferrada a conseguir la cuarta victoria. Este y no otro es el camino para llegar a la tierra prometida, pero partido a partido todos dando la cara como la diò la AFICION que siempre a las duras y las maduras esta con su equipo el REAL ZARAGOZA. Podemos seguir soñando porque jugando como lo hicimos frente los madrileños del Alcorcòn el equipo tiene un color especial y ese color es la PRIMERA DIVISION pero recuerden tenemos que seguir ganando AUPA REAL ZARAGOZA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s