Y con fundamento (Girona, 1 – Real Zaragoza, 1)


   La zurda de un burgalés repudiado por su afición fue el puñal que ayer rasgó el corazón del equipo revelación. Un chut ferruginoso sirvió para abrir un partido que se había anunciado enmarañado y que Popovic había preparado transformando el dibujo táctico porque, seguramente, temía al equipo catalán. Y no le faltó razón, porque como pudimos comprobar el Girona es un gran equipo, muy bien preparado, luchador hasta la extenuación, con unos jugadores que creen en ellos mismos con la fe del converso y dispuestos a todo para aprovechar una ocasión histórica.

   El gol de Rico, decíamos, abrió las ventanas a un choque que no decepcionó a las expectativas puestas en él. Con el resultado favorable el Real Zaragoza se dispuso a resistir los embates de los rojillos, que se echaron al monte con fiera dedicaciuón poniendo cerco a la defensa triangulada formada pro Vallejo, Rubén y Mario en el centro y con los dos laterales abiertos al futuro. El equipo sufrió mucho durante esos primeros minutos pero bien porque hubo suerte, bien por las intervenciones de un buen Bono, se consiguió mantener la portería a cero durante toda la primera parte.

   Cuando el equipo logró sacudirse el dominio local se atrevió con algunas jugadas de ataque que tenían como principal argumento la electricidad de Jaime. El manchego es, sin duda, una de las principales razones para creer en todo y tanto sus veloces latigazos como sus centros al área en busca del gatillo de Borja lograron poner en apuros al portero catalán en un par de ocasiones. Habría sido muy importante meter ese segundo gol, pero ni el delantero centro a pase de Jaime ni una fulminante galopada que este último se construyó y que no pudo finalizar tras feliz intervención de Becerra lograron obtener el propósito.

   Habría sido un premio quizás alargado por la fortuna, pero habría permitido probablemente una victoria de altísimo valor. No pudo ser y la segunda parte se inició con un Girona decidido a darle varias vueltas de tuerca al partido. Con un altísimo ritmo buscó el gol del empate con fe ciega y una intensidad muy pocas veces vista. Así y todo, el Real Zaragoza mantuvo el tipo y supo proteger a Bono que, sin embargo, se propuso contradecir a sus compañeros con un par de salidas inconsistentes que no fueron gol por muy poco.

   El equipo aragonés siguió a lo suyo, tratando de aprovechar las pocas oportunidades que era capaz de generar, como ese centro de Jaime otra vez para Borja que este no aprovechó por muy poco. Fueron unos momentos de inestabilidad por parte de ambos equipos. Del Girona porque poco a poco fue perdiendo fuelle y del Real Zaragoza porque en pocos minutos perdió a Jaime y a José Fernández, ambos por problemas físicos. Eso desmontó en cierto modo al grupo al tener que ubicarse Pedro en el lugar del cordobés. Y por ahí comenzaron a llegar los problemas. El alicantino no es defensa y los jugadores del Girona encontraron ahí un sendero abierto por el que transitar buenos balones perfumados de peligro.

   En una de esas jugadas Pedro hizo penalty sobre Mata. Fue una falta fruto de la impericia pero justa a todas luces. La fortuna, no obstante, sonrió al equipo blanquillo pues Jandro falló el lanzamiento. Enorme alegría, pues el Girona estaba apretando lo suyo y el partido apuntaba más al empate que a la victoria definitiva de los chicos de Popo. El error no supuso, de todos modos, una pérdida de ímpetu gerundense. Al contrario, el Girona redobló el esfuerzo y prosiguió su asedio. Y llegó el gol. Es cierto que no fue en jugada, sino a balón parado, pero el hecho de producirse en el minuto 88 produjo dolor en el equipo, que había luchado lo indecible en casa del segundo y ya veía los tres puntos camino del Pilar.

   Punto merecido, pues. Y meritorio. El hecho de hacerlo frente a un equipo tan bien armado como el de Pablo Machín le otorga un valor que ojalá sepamos apreciar y poner en valor con una victoria ante el Mirandés. Será la rúbrica a una muy anhelada participación en los play off.

CALIFICACIONES

Bono: 3. Muy buena primera parte, con dos buenas paradas. Floja segunda parte.

Fernández: 3. Bien en el corte y rápido en la salida de balón.

Vallejo: 4. De nuevo notable partido el del aragonés.

Rubén: 2. Muy nervioso e inexacto en ocasiones. Luego se entonó.

Mario: 3. Correcto en la posición y en el corte.

Rico: 4. Buen partido y magnífico gol.

Basha: 2. Discreto y poco participativo.

Dorca: 3. Sigue su buena tónica. Bien el corte y repartiendo juego.

Jaime: 4. Muy rápido y peligroso.

Pedro: 2. Algo intermitente, con luces y sombras.

Borja: 3. Como siempre, luchador y presente.

Insa: 2. Trabajador y voluntarioso.

Galarreta: 2. Superficial y poco relevante.

Álamo: 2. Llevó un par de balones con peligro y poco más.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s