No podemos (Real Zaragoza, 1 – Alcorcón, 1)


   En la primera jugada del partido la afición zaragocista ya comprendió que aquello era la guerra. La tremenda entrada que sufrió Pedro fue toda una declaración de intenciones y un claro gesto que anunció una tormenta de la que nos iba a costar mucho alejarnos. Un choque abrupto, metálico, engarzado a las púas de una alambrada infranquebale, al menos para los muchachos de Popovic.

   El partido frente al Alcorcón, el equipo más tarjeteado de la categoría, no estuvo bien planteado por el entrenador balcánico. A una escuadra aguerrida le opuso un grupo de finos estilistas que en ningún momento pudieron contrarrestar el violento empuje madrileño. El balón tenía color amarillo y la presión se volvió insufrible. Ni Basha, muy lento e inseguro, ni Dorca, ineficaz y desbordado, pudieron controlar el curso del balón y la defensa vio cómo un aluvión de contrarios invadían nuestro territorio desvergonzados y convencidos de su idea.

   En la cobertura Cabrera y Mario hacían bien su trabajo, mientras Fernández y Rico, como es habitual, sufrían más de lo debido con las lanzaderas forasteras. Había pocas posibilidades de jugar al fútbol, a lo que contribuía la excesiva dureza con la que se empleaba el Alcorcón y la extrema permisividad del árbitro, muy protestado por la afición local durante todo el partido. El balón no salía del campo zaragocista y poco a poco el equipo se vio ahogado por la intensidad mostrada por el equipo de Bordalás.

   Cuando el partido estaba muy de espaldas, un pase largo de Pedro lo controló a duras penas Cabrera con tan buena suerte que cayó a los pies de Willian para que este definiese y lograse un buen gol. Era un regalo del cielo, una dádiva divina que venía a tranquilizar al respetable y a darle un poco de oxígeno a un equipo hasta ese momento superado por el adversario.

   El choque entró en una fase de toma y daca. El Alcorcón siguió con su guión y el Real Zaragoza optó por el balón largo a la busca de Willian, activo y dispuesto a la pelea en carrera. En una de esas tuvo la mejor ocasión del partido, además de la que le porporcionó el gol. Fue un pase en prolongación, luchó el balón con el lateral derecho y chutó con furia. Solo una magnífica parada de Javi Martínez impidió el gol, como si la divinidad quisiera impedir lo que, a todas luces, habría sido injusto.

   La segunda parte empezó aún peor. La avalancha madrileña era de una insultante insolencia. Los balones en el área zaragocista se sucedían y la posesión era claramente visitante. Los jugadores de Popovic no sabían cómo atajar su intensidad ni podían ofrecer una resistencia digna. Y mucho menos hacerse con las migajas que el Alcorcón le dejaba. A los diez minutos Basha dejó su sitio a Sergio Gil, que le dio algo más de lustre al juego blanquillo, pero el match era claramente de los amarillos.

   El gol no tardaría en llegar. Una jugada muy mal defendida fue la antesala de un durísimo chut que Fausto ejecutó para ubicar el balón lejos del alcance de Alcolea. El empate no sorprendió a nadie, aunque le dolió mucho a una grada decepcionada con el juego de su equipo y la poca intensidad mostrada. Popovic trató de reactivar al grupo dando entrada a Rubén por un sobrecargado Mario y, en los últimos minutos, a Diego Suáarez por un Willian completamente desconectado.

   El partido murió entre pitidos y temores. El empate se vio como un mal muy menor y la frustración que el zaragocismo sufrió ayer se dio sobre todo porque vio que los jugadores no podían. Fundidos y desanimados este grupo vive horas bajas y corre el peligro de entrar en un tobogán de desidia y flaqueza que le puede hacer mucho daño. Ojalá los temores no se cumplan, pero hay motivos para la preocupación.

CALIFICACIONES

Alcolea: 3. Mostró seguridad y tranquilidad. El gol, imparable.

Fernández: 1. Su banda fue un camino especialmente transitado por los contrarios.

Mario: 3. Peleón y firme. Aportó seguridad y oficio.

Cabrera: 3. Fue de los pocos que aceptó con garra el desafió de los contrarios.

Rico: 1. Su banda sufrió mucho con las incursiones adversarias.

Basha: 1: Lento y en baja forma.

Dorca: 1. Desactivado y desconectado.

Pedro: 2. Irregular y poco concreto.

Jaime: 1. Intentó varias jugadas individuales, pero no le salió nada.

Galarreta: 1. No encontró su lugar en el partido.

Willian: 2. Metió un gol y casi mete otro. En la segunda parte se hundió.

Sergio Gil: 2. Tuvo detalles de calidad pero le marearon con cambios de posición.

Rubén: 1. Poca participción y sin relevancia.

Diego Suárez: S.C.

Anuncios

Un comentario

  1. No podemos porque desde mi punto de vista nuestro REAL ZARAGOZA se creia que cuando le ganamos al Barcelona B, 4-0 en La Romareda, por cierto el mejor partido preparado bien por Popovic como entrenador blanquillo y ganar al Osasuna 0-1, con gol el unico que ha marcado Galarreta, se creyeròn que ya estaba todo hecho y realizado. Y como todos los aficionados hemos podido comprobar no es asi ni mucho menos. Y no ha sido asi porque en las ultimas siete jornadas, solo una victoria en Santander 0-2, cuatro empate un 0-0 en el campo del colista Sabadell, algunos periodistas daban como bueno ese resultado, yo no y desde entonces caida libre con dos derrotas fuera, el ridiculo en Vitoria 4-0 con el Alaves, 3-2 en Mallorca y los tres empates en casa ante rivales a priori inferiores y que no lo demostraron como fueròn Llagostera-2-2, Lugo 0-0, y el ultimo A.D. Alcorcòn 1-1. En defintiva siete ultimas jornadas solo siete puntos, de 21 posibles. Goles a favor siete por diez encontra. Mucho tiene que cambiar el equipo en las jornadas que quedan son once y en casa tienen que venir Gijòn,Numancia, Albacete, Mirandes y Las Palmas, fuera en Tenerife, Betis, Ponferradina, Gerona,Valladolid y Leganes.
    Dificil panorama nos queda o Popovic da con la tecla porque jugando como esta jugando los blanquillos muy dificil va ser seguir en el sexto lugar. En siete jornadas Popovic no acierta en nada ni con la alineaciòn, ni en los planteamientos y por supuesto en los cambios que siempre lo hace tarde y mal, siempre en las declaraciones èl nunca tiene la culpa el arbitro, las lesiones o Willian-Jose. Pero particularmente pienso que Popovic se esta equivocando pero aqui para algunos periodistas es simpatico, pero ultimamente no da con la tecla, pues que en Tenerife, de ya con la dichosa tecla y es domingo de resurreccion nuestro REAL ZARAGOZA resucite con unas victoria. AUPA REAL ZARAGOZA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s