Bendita Normalidad. (Osasuna, 0 – Real Zaragoza, 1)


   Esta sonrisa bobalicona que se ha instalado en la cara del zaragocismo tiene una causa. O varias. La legendaria victoria de ayer, como la calificó Pepe Melero en “La jornada”, de ATV, tiene un efecto multiplicador, como ha expresado acertadamente Pedro Luis Ferrer en las últimas horas. Ambos tienen razón. Todos tenemos razón. Porque cuando las victorias se quedan a dormir en las riberas del Ebro la vida es blanca y azul.

   El 0-1 en el Sadar es una magnífica noticia. Precisamente porque fue en el Sadar. Porque llegó después de once años. Porque se logró con esfuerzo y personalidad. Porque se transmitió un mensaje de ánimo. Porque se consiguió, de nuevo, mantener la puerta a cero y porque, una vez más, se volvió a marcar.

   Cuando comenzó el choque las chispas se adueñaron del césped. Los dos equipos sabían a qué jugar y lo pusieron en práctica. Presión, intensidad y ruptura de las líneas de pase del contrario. Un bonito intercambio de golpes que sirvió para mostrarnos que la tarde sería intensa. Los centros del campo se batieron el cobre y las defensas trataron de imponer su ley. Mientras, en el aspecto atacante la línea ofensiva del Real Zaragoza enseñaba unos dientes más afilados y dispuestos al éxito.

   Por lo demás, mucho trabajo. De nuevo Basha a la conquista de una parcela que mientras él lo quiera tendrá dueño, como así lo demostró ayer de nuevo. Y Dorca, que ha encontrado su lugar en el mundo para aportar esos gramos de control del balón que hasta ahora no podía mostrar porque se le encomendaban tareas para las que no está concebido. Con ambos en la sala de máquinas y una defensa cabalgando a lomos de la veteranía de Mario y el desparpajo de Vallejo el equipo dominaba la situación.

   Osasuna también quiso jugar su partido y a ello se aplicó. Con ambos contendientes peleando por los suyo tuvo que deslumbrarnos un Pedro mágico que se quedó el balón en varios momentos del choque y nos mostró el camino a la victoria. Y de sus botas nació la jugada que nos daría, a la postre, los tres puntos. Un balón rescatado en la medular lo condujo con soberbia elegancia y le regaló un centro a Galarreta que este aprovechó para logra el gol al filo del descanso.

   Había sido una primera parte peleada, consistente y madura, unos minutos jugados por un grupo que ha crecido a pasos agigantados y que ofrece una cara firme que presenta credenciales para la competición. Con todo eso se afrontaba la segunda parte, en la que siguió desarrollándose el guión inicial. Osasuna supo que había que irse arriba y eso lo intentó aprovechar el Real Zaragoza con subidas muy bien planteadas que buscaban hacer daño y cerrar el partido. Estuvo a punto de suceder en una de esas contras, pero la buena vaselina de Borja tropezó en el larguero en lo que habría sido el 0-2 definitivo.

   No pudo ser, pero en ningún momento dio la sensación de que el partido se podía perder. El equipo navarro ponía pundonor y ganas, pero el sistema defensivo actuó con gran seriedad, en una tarde en la que destacó de manera muy especial el joven Vallejo. Decir, a estas alturas, que ha nacido un futbolista ya no es apresurado. Su talento, templanza y galanura futbolística anuncian a un gran jugador y el equipo nota su aportación desde que regresó a la titularidad. Él y Basha y Pedro y Borja y Galarreta y Mario y los demás. Y un Popovic que ha encontrado la tecla.

   Ahora solo hace falta que el grupo se mantenga unido, que nos respeten las lesiones y que cuando vengan los momentos duros sepamos acordarnos de lo mucho y bueno que este grupo sabe hacer para afrontar el futuro que la ilusión nos invita a vivir.

CALIFICACIONES

Bono: 3. Poco trabajo pero muy bien solventado.

Fernández: 4. Luchador, rápido y presente.

Vallejo: 5. Grandioso en todas las facetas del juego. 

Mario: 4. Ha vuelto y lo ha hecho para confirmar su jerarquía.

Cabrera: 3. Muy bien defendiendo y correcto en las subidas por la banda.

Basha: 5. Otro gran partido el suyo, ocupando espacios y empujando al equipo.

Dorca: 4. Muy bueno complementando a Basha y conduciendo el juego.

Pedro: 5. Inteligente, hábil y generoso. Gran encuentro.

Galarreta: 4. Trabajador, comprometido y eficaz en el remate.

Eldin: 2. Apagado y poco participativo.

Borja: 4. Lo intentó siempre y jugó para el equipo. Lástima sus dos ocasiones.

Insa: S.C.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2014-2015 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bendita Normalidad. (Osasuna, 0 – Real Zaragoza, 1)

  1. Leon dijo:

    Enhorabuena, antes de nada. La verdad es que es uno de esos partidos que marcan el devenir de un equipo: muestran su empuje, su presencia de ánimo y sus ganas de ganar. Por otro lado, Vallejo cada vez pinta mejor, parece mentira que sea un chavalín :).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s