Puntos de futuro (Real Zaragoza, 2 – Leganés, 0)


   Conseguir el segundo gol del partido a pocos minutos del final y respirar hondo es una experiencia no muy habitual en el zaragocismo de los últimos años, pero eso es justamente lo que ocurrió ayer. No hizo el equipo demasiados méritos, no jugó un partido para recordar, pero los tres puntos que cayeron en la mochila blanca y azul vienen como agua de enero para recuperar el aliento perdido tras los dos partidos ante Valladolid y Las Palmas. Heridos, magullados, golpeados por los fornidos jugadores del Leganés, pero satisfechos. Así describió Popovic a sus chicos, de los que dijo que cuando se gana no hay dolor. Y tiene toda la razón.

   El partido tuvo un invitado de excepción: el Negro, Fernando Cáceres, lo presenció desde el palco, desde ese larguero de París del que nunca se habría bajado. Recibió la merecida ovación y se dispuso, como todos, a contemplar un borrascoso y tergiversado choque en el que fue difícil elaborar un discurso mínimamente coherente. Los muchachos intentaron desde el principio jugar al fútbol pero sobre todo trataron de evitar que la puerta de Bono fuese mancillada. No solo dolían los cinco de Las Palmas; dolían las catorce jornadas goleados, porque todos saben, sabemos que es imposible plantearse ningún objetivo decoroso si no logramos cerrar la puerta de la casa. Y eso lo sabía también la Basílica, que celebró cada jugada en que la defensa lograba su propósito de evitar el peligro. 

   El balón galopaba de un lado a otro sin demasiado ton y muy poco son y de entre todos los jugadores únicamente Jaime y Basha ofrecían algo de criterio futbolístico. El primero con su rapidez y el segundo con su correcta capacidad para equilibrar el equipo. Los demás no ofrecían muchos argumentos para inquietar el área madrileña. El de Albacete destrozaba una y otra vez la banda visitante pero su ubicación a pie cambiado le impedía proponer centros coherentes. Así, nada más empezar el partido renunció a un remate franco y optó por un centro fláccido que no encontró rematador. Borja, que era otra vez un delantero peligroso, no dejaba de moverse y buscar huecos, deseoso de regresar a la senda del gol.

   Y lo logró en una jugada irregular que en otro momento nos habrían anulado pero que ayer nos permitieron. Galarreta le regaló un buen pase interior a Borja para que este, en fuera de juego, rematase a gol. Todos suspiramos, pues por una vez el árbitro se equivocaba a nuestro favor y eso servía para abrir el partido. El Leganés, entonces, tomó una buena decisión: jugó a dibujar diagonales a la espalda de nuestra defensa y en una de estas estuvo a punto de hacernos un roto. Tan solo el arrojo de Vallejo y la inexactitud del delantero visitante impiieron que Bono encajara el gol. Y eso fue bueno, muy bueno, porque dejar la portería a cero, ya lo hemos dicho, era ayer cuestión de estado.

   La segunda parte comenzó con precaución por parte local y una actitud un tanto atrevida por parte del Leganés. Quien más quien menos temía que se produjese la jugada tonta de la tarde y todo se fuera al traste, pero lo cierto es que los minutos comenzaron a discurrir y el partido entró en una fase anodina. Si durante los primeros cuarenta y cinco minutos el centro del campo zaragocista, sin hacer un gran partido, había logrado sostener el choque en unos niveles aceptables de seriedad y corrección, en esta segunda mitad el equipo se hundió, como siempre, basculando hacia atrás y facilitándole la vida al equipo de Garitano. El Leganés no tenía mucho que decir, pero descubrió que sujetando el balón y echando centros algo podía pasar, así que se aplicaron a ello.

   Popovic decidió refrescar el equipo y quitó a Basha, cansado y sin fuelle, por Álamo, un cambio que no enamoró a la grada. Poco o nada cambió el panorama, así que su segunda decisión fue tirar de William en lugar de Jaime, que ya había hecho todo al principio. Y esta vez el cambió sí funcionó. El brasileño aportó potencia y sujeción del balón y esa presencia, que sirvió para fijar más a la defensa negra, permitió que Dorca le enviase un buen balón a Borja para que fusilase el segundo. Era el minuto 82 y el partido enfilaba su recta final. Respiro en la Basílica.

   No se había jugado bien, no había habido buen fútbol. Algunos jugadores, como Pedro o Galarreta, no habían hecho bien su trabajo, pero el marcador señalaba un 2-0 que sabía a gloria y que permitió a todos, jugadores y afición, pensar en positivo por una vez. Lo mejor, sin duda, la victoria y que se mantuvo la puerta a cero. Lo peor, la falta de criterio futbolístico y el estrés a que está sometido el equipo que le impide soltarse y disfrutar con el fútbol. Una victoria el sábado ante el Recre sería una muy buena noticia que aliviaría muchos males.

CALIFICACIONES

Bono: 3. Serio y tranquilo. Poco trabajo y bien resuelto.

Fernández: 3. Rápido y trabajador, Con personalidad.

Cabrera: 3. Luchador y rocos.

Vallejo: 4. Portentoso y presente.

Rico: 2. Justo en defensa y aceptable en ataque.

Dorca: 2. Correcto en su papel de guardian del centro del campo.

Basha: 4. Hizo su trabajo con oficio y eficacia.

Galarreta: 3. Dio un pase de gol y condujo con irregular acierto.

Jaime: 3. Vertiginoso y osado.

Borja: 4. Metió dos goles. Hizo su trabajo muy bien.

Pedro: 2. Inexacto y algo irregular.

Álamo: 1. No estuvo en el partido.

William: 3. Poco tiempo en el campo pero su presencia la notó el Leganés.

Mario: S.C.

Anuncios

Un comentario

  1. Ante las circunstancias que esta viviendo nuestro equipo lo mejor frente al Leganes la victoria, el sumar tres puntos importantisimos para seguir en la pomada para el play-off y estar a un punto del sexto clasificado. Lo positivo los goles de Borja Bastòn, ya lleva trece y eso evidentemente lo noto los blanquillos, porque cuando marca el madrileño el equipo casi siempre gana. Buen debùt en la Romareda de titulares tanto de Bono como de Basha, y lo mas importante por fin tras trece jornadas consecutivas encajando goles mantuvimos el portal a cero, la ultima vez fue cuando ganamos en casa tambien por el mismo resultado 2-0 al Mallorca. Ahora lo importante es sumar puntos y ante todo y sobre todo ganar. Positivo igualmente el buen partido del canterano Vallejo e igualmente de Jaime. Fin a la primera vuelta, terminamos con 31 puntos con una plantilla practicamente nueva y realizada a toda prisa, respiramos gracias a la Fundacion 2032, hemos tenido dos entrenadores Victor Muñoz y Popovic. En unas declaraciones recientes del jugador zaragocista Cabrera ha comentado que lo bueno està por llegar. Pues eso es lo que esperamos todos los zaragocistas y por lo pronto el sabado a ganar al Recreativo de Huelva. AUPA REAL ZARAGOZA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s