Punto inventado (Albacete, 2 – Real Zaragoza, 2)


  Visitar Albacete y no ganar allí es una circunstancia que ya forma parte de la historia del zaragocismo. Hace muchos años que la Mancha es territorio prohibido y ayer no pintaba mucho mejor el partido a priori si consideramos las numerosas bajas en defensa y centro del campo que el equipo sufría.

   Popovich inventó. Tocaba. Eso dijo Fernández en la zona mixta y eso hizo el risueño entrenador serbio. Colocó a Rico de central, a Diogo de lateral izquierdo, a Galarreta de ancla y a cinco atacantes que debían romperle la red a la portería de alberto al menos una vez más que lo hiciera el Alba a la de Whalley. Una apuesta extraña aunque explicable según se mirase. Podía salir muy bien o muy mal. Y salió regular.

   El partido se puso guapo en el minuto 7. Un fino contraataque llevado por Pedro y Borja lo finalizó con un gol diagonal Eldin y la sonrisa se nos pintó en la cara a todos. Ahora tocaba gestionar el match con una defensa de circunstancias y una línea de contención frágil. Con esos argumentos afrontábamos la tarde. Desde ese momento los locales se quedaron el balón y los nuestros trataban de romper las líneas de pase y difuminar las combinaciones blancas tratando de todas las maneras posibles que ningún balón rozase la línea defensiva. Evitando las circulaciones se impedía el riesgo.

   El partido era extraño pues no había mucho que jugarse en la línea medular. Bandas, robos de balón y carreras. Galarreta está para otros menesteres que el que ayer le pidió el mister y William fue enviado a  los infiernos con esa posición escorada a la izquierda con la que nada tiene que ver su fútbol. Con esos argumentos demasiado hizo el equipo, que sostuvo el gol de ventaja durante treinta minutos. Claro, que era lógico que llegase el empate pues las piezas no eran las adecuadas para soportar los embates del Alba. Lo de menos fue el error defensivo. Lo de más fue que volvíamos a estar donde empezamos. Empate y a la ducha. O a la estufa, que hacía fresco.

   Popovich cambió a William y le dijo a Jaime que saliera y  corriera. Lo que no debió decirle es que defendiera. Lo primero lo hizo muy bien aunque el árbitro en seguida le tomó los datos y le marcó el territorio con una tarjetita a los quince segundos. Eso no le amilanó, pues siguió porfiando por la banda izquierda, siempre mirando adelante, lo que fue bueno y malo. Bueno porque por ahí llegaron los balones ofensivos del Real Zaragoza, gol incluido a sus paisanos. Malo porque por ahí llegaron todos los balones ofensivos del Albacete Balompié, gol incluido de sus paisanos.

   El partido era rarito. Y de enrarecerlo un poco más se encargó el árbitro, que en diez minutos dislocados decidió que ahí había que meter el silbato, que la noche estaba fría. Dejó de pitar las faltas que sufría el Real Zaragoza y le adjudicó la segunda amarilla a Jaime, que tuvo que abandonar el terreno de juego del campo de su Albacete natal. Mala noticia. El equipo se quedaba con diez a casi veinte minutos del final y habría que luchar para defender un punto que ahora parecía bueno. Muy bueno.

   Salió Basha, un jugador casi inédito pero que aporta un perfil más defensivo. O por lo menos se le supone, porque poco o nada demostró. El mérito fue del resto de los jugadores, que se conjuraron para mantener el empate. Pundonor y lucha hasta el final. Poco más podía ofrecer el equipo en un partido que empezó extraño y acabó incomprensible. Los jugadores que en otros partidos habían brillado, como Pedro o Borja, ayer vivieron su noche más mate. Sin embargo, otros que en otros partidos habían flaqueado dieron ayer una talla apreciable y plausible, caso de Rico en el central.

   Partido, pues, que deseamos quede en la memoria porque se consiguió un punto frente a la adversidad y que habrá que hacer bueno, muy bueno, si el próximo domingo se logra la victoria ante el Girona.

CALIFICACIONES

Whalley: 2. El segundo gol lleva su firma y después evitó otro con una excelente parada.

Fernández: 3. Rápido, eficaz y luchador.

Lolo: 2. Sufrió mucho y cometió algún error lógico de alguien que no es defensa.

Rico: 4. Gran partido del burgalés. Demostró que sabe defender.

Diogo: 2. Luchó lo indecible aunque lo hizo muy solo.

Galarreta: 2. Jugó en una posición que no es la suya. Aun así, lo intentó todo.

Pedro. 2. Desubicado y un tanto desorientado. No pudo aportar su talento.

William: 1. No estuvo bien. Su trabajo no luce tan lejos del área.

Álamo: 2. Pundonoroso y trabajador trató de abrir vías por la banda.

Eldin: 3. Como siempre, talento, compromiso y velocidad.

Borja: 3. Muy implicado en el trabajo de presión y de subir balones.

Jaime: 3. Tiene calidad y rapidez. Y gol. Le falta consistencia y solidaridad.

Basha: 0. No está para jugar.

Suárez: S.C.

Anuncios

Un comentario sobre “Punto inventado (Albacete, 2 – Real Zaragoza, 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s