No el fútbol sino la victoria (Real Zaragoza, 1 – CD Alavés, 0)


   GalarretaCuatro meses y algunos días después el Real Zaragoza logró ayer una victoria en competición oficial. Trabajada, luchada, deseada. Necesitada. Una victoria que debe aportar calma y serenidad al equipo y a la afición y que puede ayudar a darle otro par de pinceladas al grupo en este camino de construcción que está viviendo la entidad en estos momentos. Así y todo, victoria.

   El partido ofreció desde el inicio signos de choque con aristas y desnivelado a favor del equipo vasco. Se produjeron varios vaivenes en el centro del campo que anunciaban una tarde agitada porque los jugadores visitantes manejaban el balón con soltura y verticales intenciones, lo que no era bien contrarrestado por los aragoneses, que tan solo podían ofrecer una propuesta defensiva ordenada y disciplinada. La cobertura contaba con un nuevo pasajero, Cabrera, que sufrió al principio las diabluras de Sangalli, y tuvo que hacerse fuerte para combatir la anticipación de los jugadores alaveses.

   Por momentos se vivió una sensación de agobio, con muy poco control del balón, pero mediado el primer tiempo el centro del campo Galarreta-Dorca comenzó a dar señales de vida y los movimientos de Álamo y Borja asomaron por las esquinas de la retaguardia alavesa. Con todo, no era suficiente. Todos veíamos a un Alavés más estructurado, competitivo y osado, con argumentos ofensivos y razones para combinar cada balón que poseían. Vimos cómo se le anulaba un gol y comprobamos cómo el balón era suyo. Sin embargo, el fútbol volvió a darle una oportunidad al Real Zaragoza y cuando menos se esperaba Dorca habilitó a Borja con un magnífico pase interior que el delantero aprovechó para batir a Manu con un delicado toque. No se merecía, pero ¿quién va a reivindicar justicia en esto del fútbol cuando la fortuna nos visita?

   EldinAntes de llegar al descanso Whalley aun tuvo ocasión de impedir un gol en las botas de Ion Vélez y el susto sirvió para valorar más lo que hasta entonces se había conseguido. En la caseta Víctor optó por sustituir a un tocado Vallejo y al joven Nieto, un tanto bisoño, por la veteranía de Rubén y la electricidad de Eldin. Los cambios, junto con una actitud más sobria y segura por parte de todos, permitieron al Real Zaragoza plantear un choque más equilibrado. Fue una segunda parte más acorde con lo que la afición espera que sea el equipo y con lo que con el tiempo llegará a ser si se mantiene una hoja de ruta sensata y humilde.

   Galarreta y Dorca confirmaron los apuntes de la primera mitad, sujetaron el juego, abrieron la mente del equipo y lanzaron a Willian José y a Eldin a territorios en los que generar peligro. Sobre todo el primero, que protagonizó varias acciones ofensivas de mérito, especialmente un cabezazo y un chut que Manu disolvió con sendas buenas paradas, a las que añadió un comportamiento encomiable en tareas defensivas. El Alavés acusó el golpe y no supo resolver las dudas que generó el juego zaragocista. Optó por el corazón y el pundonor, lo que aprovecharon los chicos de Víctor para agitar la seguridad defensiva de los visitantes y comprimir el campo. Eso permitió ahuyentar el fantasma del último minuto y contener las embestidas naranjas con la ayuda del último cambio, el de Diogo por Galarreta.

   Los momentos finales fueron otro monumento a la angustia, con la Basílica empujando con todas sus fuerzas y con unos jugadores que, esta vez sí, pudieron evitar el mazazo del gol sobre la bocina del contrario. El Real Zaragoza contrapuso a los centímetros y la garra del contrario un mayor compromiso por parte de todos y cada uno de los jugadores, sin ahorrarse ni un centilitro de sudor ni medio gramo de sacrificio. Siguieron, en fin, el camino que nos debe llevar a la calma. El camino hacia el crecimiento.

Fotografías: El Periódico de Aragón

CALIFICACIONES

Whalley: 3. Volvió a estar acertado en varias paradas y se mostró seguro por alto.

Fernández: 3. Luchador, rápido e incansable.

Vallejo: 2. Tuvo un partido irregular en el que mostró ciertos desajustes.

Mario: 3. Serio y cumplidor.

Cabrera: 3. Fue de menos a más. Mostró señales de buen lateral.

Galarreta: 3. Comenzó incierto pero en la segunda parte gobernó bien el partido.

Dorca: 3. Magnífico el pase de gol. Equilibró el partido en la segunda parte.

Álamo: 3. Potente y vertical, le sobran un par de regates.

Borja: 4. Marcó un gran gol y puso en aprietos a los centrales.

Willian José: 4. Muy trabajador, remató con peligro y aportó en defensa.

Nieto: 1. No encontró armonía en la banda ni conectó el juego.

Rubén: 2. Recio y bien colocado.

Eldin: 3. Eléctrico y atrevido en el uno contra uno.

Diogo: S.C.

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s