Al alba (El Real Zaragoza se nos muere)


   IMAG0775¿Qué nos ha pasado, Carlos? ¿Qué ha ocurrido, José Luis? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, Juan Antonio? ¿Por qué, Xavi, estamos muriendo y nadie parece poder evitarlo? No lo sabéis. Nadie lo sabe. Ni nuestro mejor jugador de toda la historia del Real Zaragoza, ni el León de Torrero, ni el más internacional de los nuestros, ni quien más veces se cosió el león al corazón. Ni tú ni yo. Nadie lo sabe.

   El Real Zaragoza afronta las próximas horas su particular Milla Verde. El zaragocismo asoma al futuro con la rabia y la ira contenidas ante lo que parece ser una ejecución inevitable, propiciada desde hace ocho años por un puñado de hombres malos, incapaces y ambiciosos o torpes, ignorantes y pusilánimes que viven en universos paralelos y actúan sin considerar la grandísima trascendencia de sus actos.

   Yo no sé quiénes son, ni qué buscan. Ni me lo han dicho ni nadie ha sido capaz de explicar lo que realmente se llevan entre manos. Sabemos, eso sí, que son los elegidos por Agapito Iglesias y ese dato ya nos quema en el alma. Por lo demás, sólo hay oscurantismo, secretos inconfesables, negociaciones en la sombra, pactos entre profesionales de la comisión y el dinero fácil. Y una guerra abierta entre varios medios de comunicación que defienden intereses ocultos que solo dentro de unos años, cuando un historiador que ahora probablemente aún está estudiando Primaria nos desvele la verdad de todo lo que está ocurriendo, podremos conocer.

  Por tanto, ante semejante nebulosa (nadie sabe la verdad, muchos intuimos la mentira) ha llegado el momento de decir dónde estamos. Por ejemplo. Este Aire azul que ahora cumple siete años ha recibido, como muchos zaragocistas, varias bofetadas por parte de quienes ahora detentan la propiedad de la mayoría de las acciones. Su vaciedad, su discurso incompleto, sus vaivenes, su mensaje ofensivo y su falta de transparencia desde el primer momento no son argumentos que nos permitan creerles. Sus decisiones han encontrado la respuesta de gran parte del zaragocismo y de personalidades de gran peso, al mismo tiempo que no han aportado ni un solo gramo de solvencia ni deportiva ni económica a su propuesta. Al contrario: la inestabilidad y flaccidez de su proyecto nos hace temer lo peor.

   Nos llevan a un escenario, mañana, lunes, en el que todo depende de Hacienda. Al mismo tiempo, no han salido en ningún momento a explicar lo que realmente está sucediendo. Por otra parte, los esfuerzos por desacreditar la opción de Javier Lainez y Qadeer Sheikh han sido ímprobos por su parte y por parte de medios de comunicación de extraordinario peso en la ciudad y en la comunidad. ¿Por qué? ¿Qué tiene de terrible su proyecto? ¿Por qué tantas contradicciones y tanta confusión?

   Si Sheikh hubiera venido él solo es evidente que nadie en su sano jucio se habría lanzado en sus brazos sin saber quién es, ni de dónde viene ni, muy importante, a dónde va. Pero es que hay cuatro detalles que conviene tener en cuenta: viene de la mano de Javier Lainez, Sixto Genzor, Fernando Sainz y Nayim. Cuatro detalles de tal importancia, de tal relevancia, de tal credibilidad que hacen que nos digamos a nosotros mismo que aquí sí hay Verdad. Creer, confiar es una de la leyes humanas que nos hacen ser lo que somos. Y este Aire azul cree y confía en ellos. Y en quien venga con ellos.

   Esa es la luz que seguimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s