Mi crónica. La Vergüenza vive aquí (Real Zaragoza, 1 – Sporting, 1)


460975_g_b   Si el Real Zaragoza no fue capaz ayer de derrotar a un amorfo y anodino Sporting, muy mal acompañado por una “Mareona” apática y muda, ya se puede decir que no está preparado para nada. En una tarde que nos recibió en la Romareda con una exhibición de truenos y relámpagos y una molesta lluvia primaveral y nos despidió con unos tímidos rayos de sol crepuscular, pudimos vivir el último capítulo de una temporada miserable, irrespirable, inmoral.

   Un partido que se presumía difícil, pues el equipo asturiano pretendía optar a la promoción y cuenta entre sus filas a varios jugadores de talento y clase, no fue tal. Los jugadores de los dos equipos decidieron ofrecernos un espectáculo lento, con movimientos al ralentí, en el que, sin embargo, los locales decidían apurar un tanto sus débiles virtudes. Con Tierno y Víctor como jugadores más atrevidos y seguros, algunos balones llegaron a la meta de Cuéllar, que incluso evitó un gol con una buena parada a un chut de Henríquez. La banda derecha funcionaba bien, con Montañés y Fernández muy activos. Incluso Ángelo se movía por allí con cierta soltura, mientras que en la izquierda Abraham vivió sus mejores minutos de la temporada mientras le duraron las fuerzas.

   El Sporting de Abelardo, mientras tanto, trazaba balones altos para poner a prueba a la defensa zaragocista y a un excesivamente nervioso Whalley, el debutante que no encontraba su sitio en una portería que parecía venirle grande. El partido, así, se vivía con la breve esperanza de un gol que podría llegar de nuestro lado y encarrilar el partido. Y mire usted por dónde fue el portero rojiblanco quien nos lo regaló. Un mal control con los pies le puso en bandeja a Roger el balón y lograr el gol blanquillo. Gol de opereta, pero gol. La grada, que había visto un par de detalles de Henríquez y consideraba que el partido se podía ganar, aplaudió con moderación y esperó que llegase el descanso.

   El debate estaba en la grada. Demasiados frentes abiertos, demasiadas heridas sangrando, demasiados temas que comentar. Y entre todo ello la necesidad imperiosa de conseguir al menos un punto, combinada con la vergüenza de estar luchando por evitar el descenso a 2ª B, hecho éste, por cierto, que olía a muerte. A final.

   La segunda parte fue peor. El Real Zaragoza no encontraba tan fácilmente los caminos para llegar a la portería contraria. Aun así, Víctor y Ángelo disfrutaron de sendas ocasiones que habrían supuesto un segundo gol que, no obstante, ya sabemos que nunca es garantía de nada. Poco a poco el Sporting se fue adueñando del partido, ganó metros, se quedó con el balón y arrinconó a los nuestros. Abelardo lo vio claro y optó por Barrera, Jara y Pablo. Con ellos empezó a jugar mejor entre líneas y a esta situación contribuyó Víctor Muñoz con sus cambios: quitó a Tierno y Víctor Rodríguez, los dos mejores del partido. Parece como si pensara: voy a romper mi centro del campo y así se lo pongo fácil a mi amigo Abelardo. No, ya sé que no fue esa su intención, pero no puedo estar de acuerdo con esos cambios. De hecho, la salida de Acevedo, fuertemente pitado, y Álamo fue una mala decisión.

   Y llegó el gol asturiano. Como siempre, en el minuto ochentaytantos. Un centro, un cabezazo y, en esta ocasión, una muy mala acción de Whalley, al que se le coló el inocente cabezazo entre las piernas. Gol y nervios. Gol y miedo. Pánico. ¿Se imagina el lector qué habría supuesto un segundo gol en contra? Derrota y viaje a Alcorcón donde, quizás, el equipo madrileño se jugase el pase a la fase de promoción. Afortunadamente ni lo uno lo otro sucedió. Se pitó el final del partido, el Real Zaragoza certificó su permanencia, el Sporting tan contento porque ganando al Tenerife en casa se cuela en la lucha y, además, había salido el sol. Pero sólo el de verdad, porque el otro, el blanco y azul, sigue cubierto por unos negrísimos nubarrones que sólo anuncian desesperación y un horizonte aterrador.

Foto original: El Periódico de Aragón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s