Mi crónica. Real Zaragoza, 0 – Deportivo, 1 (Imperdonable perdón)


   441550_gTodo fue en vano. La ilusión de la llegada de Víctor, los mensajes de zaragocismo que inundaron la ciudad y la región/nación en la semana del aniversario de la 6ª Copa del Rey, la esperanza de que algún rumor se convirtiese muy pronto en certeza. Nada sirvió. La llegada de uno de los equipos más poderosos de la categoría ayudó a ponernos en nuestro sitio. La derrota fue el permiso que necesitaba el nuevo/viejo entrenador para proclamar a los cuatro vientos que nos olvidemos de sonreír, que a lo más que podemos aspirar es a no llorar. Derrota y realidad.

   El partido lo planteó Víctor con un par de retoques tácticos (Arzo por Acevedo y Álamo por Cidoncha) que nos proporcionaban un puñado de gramos de esperanza de que aquello podía acabar bien. Y así lo confirmó la primera parte, un espacio temporal en el que los chicos de blanco y azul le pusieron un punto más de intensidad y de rasmia a su modo de manejarse en los partidos. Se armó el centro del campo, se le trató de dar pausa a la salida del balón y se procuró apretarle las clavijas al equipo gallego con empuje y decisión. Este, muy bien armado atrás y con mucho oficio, tan solo se permitió dos despistes. Pocos, pero expresivos. Si Roger, protagonista de ambos, hubiese aprovechado estos dos momentos, el partido habría sido otro. Pero ni el remate de cabeza fue un buen de remate ni el uno contra uno lo resolvió con listeza. Perdonó, osea.

   Y sabido es que, en fútbol, quien perdona acaba muriendo. El Depor, que no tenía mucho interés en llevar la iniciativa aunque los primeros minutos fueron suyos, se acercó una sola vez con peligro y en esa jugada, tonta y blanda, logró el gol que le supondría, al final, la victoria. Fue un acercamiento torpón y enmarañado que acabó con un chut al palo que rebotó en la espalda de Leo y se coló. Enorme losa. Otra vez a remolque. Otra vez contra la maldición. Con una sola llegada del contrario ya perdíamos.

   No había muchas novedades en la propuesta zaragocista, si exceptuamos esos gestos de pundonor que nos ofrecieron algunos jugadores. No todos, pues Paglialunga volvió a darle una bofetada al fútbol y Luis García se desinflaba en cada intento. Si acaso, la presión.Si acaso, la pelea. Si acaso, el esfuerzo.

   La segunda parte vio dos cambios. Víctor les pidió al canterano Suárez y a Barkero que salieran al campo y le rompiesen el cerrojo al Depor. El primero le obedeció, convirtiéndose en lo mejor de los segundos cuarenta y cinco minutos, pero el vasco decidió darle la razón a quienes creen que no está en disposición de cumplir con lo que se espera de él. Hizo un partido horrible y le partió el alma a la afición con cada una de sus acciones. El equipo le puso corazón, jugó a tratar de llegar a la portería contraria con el músculo en la boca, pero su falta de fútbol era tan evidente que en seguida vimos que aquella doble muralla defensiva que había dispuesto Vázquez para sostener el resultado iba a resultar infranqueable. Suárez hizo un estupendo partido, pero su soledad y su bisoñez fueron un importante obstáculo que le impidieron obtener botín.

   Nada más dio de sí el partido. En todo caso, la certificación de que este equipo tiene lo que tiene. O no tiene lo que no tiene. Tanto da. Se perdió y la Basílica, después de casi dos horas de inocente apoyo, no dudó en dedicarle al equipo unos tímidos gritos y cuatro silbidos. No importaba. El mensaje que todos esperábamos y tenía, por fin que llegar,lo recibimos ayer por la noche de boca del entrenador. Objetivo: no descender a 2ª B. ¿Alguna pregunta?

CALIFICACIONES

Leo Franco. 3. Tuvo mala suerte en el gol. Salvó un par de balones peligrosos.

Cortés: 2. Más atascado que de costumbre en ataque, por su banda no hubo peligro.

Álvaro: 1. Fallón e inexacto.

Laguardia: 1. Nervioso y poco clarividente.

Rico: 2. Tuvo un duro duelo con Sissoko. Cumplió.

Paglialunga: 0. El Rey del (pase) Paralelo dio otra lección de analfabetismo futbolístico.

Arzo: 2. Hizo un buen trabajo pero no disfrutó.

Álamo: 1. Voluntarioso pero fallón.

Montañés: 2. Su lucha frente a un numeroso ejército gallego fue desigual.

Luis García: 1. Intención de jugar tiene, pero su físico no le da.

Roger: 1. Peleó y corrió pero falló dos goles claros.

Suárez: 3. Inteligente, talentoso y atrevido.

Barkero: 1. Perdió varios balones fáciles y, por otro lado, dio varios pases que no encontraron socio.

Antón: S.C.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2013-2014 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s