Mi crónica. Real Zaragoza, 0 – Hércules, 0 (Con las manos vacías)


   fernandezNo estuvo de Dios. En el mejor partido de la temporada, con una primera parte digna de equipo ganador, el Real Zaragoza no logró el triunfo merecido que su juego, su actitud y su generosidad reclamaban. No estuvo de la mano de unos jugadores que jugaron con corazón y cerebro, con ilusión y determinación pero que se encontraron con un buen portero y un grupo que se aplicó al esfuerzo defensivo con disciplina y oficio.

 Todo esto que relatamos de inicio ha supuesto que la afición haya abandonado la Basílica con el sabor agridulce propio de las tardes de fútbol que podían haber sido pero no acaban de cerrar el círculo de la victoria. En el minuto 1 ya ha tenido que ser parado Montañés en falta cuando iniciaba un vigoroso contraataque. Después ha sido Acevedo quien ha probado fortuna con un chut. El Real Zaragoza llevaba la iniciativa y lo intentaba con criterio y metálica decisión, mientras el Hércules trataba de afrontar los ataques locales con orden y multiplicadas presencias de sus peones. Cuando minutos después Álvaro obligaba a Falcón a lucirse con un cabezazo perfecto a la salida de un corner, la afición ya había decidido que así, sí. El ánimo y el aliento de los suyos ha acompañado al equipo durante todo el partido, y es que el choque transmitía pasión desde cada brizna de césped y la grada sentía que en cualquier momento podía llegar el gol.

 La sensación de que los blanquillos habían acordado un estilo de juego, una filosofía futbolística y una manera de estar en el mundo ha propiciado que el match ganase en intensidad a cada minuto que pasaba. Mientras Barkero campaba a sus anchas por los tres cuartos del campo, Rico se apoderaba de la banda izquierda, buscando y encontrando apoyos en su territorio lateral, y esa timidez que en algún partido le ha acompañado hoy se convertía en osadía y decisión. Además, la pareja de argentinos daban un pasito más en su crecimiento como cocineros avezados en ese horno en que se ha convertido el centro del campo zaragocista y su control del balón y su fortaleza defensiva, dignamente combinadas, hacían que la imagen que el equipo transmitía fuese la de una voluntad confirmada y consistente.

 El Hércules se ha sacudido discretamente el dominio blanquiazul y en ocasiones ha conseguido llegar hasta los dominios de Leo Franco. Este, una vez más, ha actuado con acierto en un par de balones de Portillo y Ferreriro, lo que obligaba a seguir con el guión iniciado pero manteniendo la atención y la seriedad defensiva. Para que ello fuese así ha sido fundamental la serenidad y solidez de Arzo, un jugador que en tan solo tres partidos ha conseguido que los chicos de Herrera mantengan una idea defensiva de calidad. Eso se nota no solo en en los resultados que se obtienen, sino también en las sensaciones que transmiten.

 El gol no ha llegado, es cierto, pero en el descanso los seguidores zaragocistas veían con optimismo el desenlace del partido. “Es cuestión de tiempo”, se ha dicho a sí mismo el zaragocismo, y con ese ánimo instalado en la grada ha comenzado la segunda parte. Los quince primeros minutos han sido la prueba palpable de que el Real Zaragoza quería el gol. Han salido los chicos electrificados y con ese ánimo han encerrado al Hércules, que ha tenido que trabajar a destajo para tapar todas las vías de agua que se les abrían a ritmo vertiginoso. Y lo han logrado. Han sido menos los disparos a puerta pero el control seguía siendo local.

 En esas estábamos cuando el centro del campo ha perdido fuerza y frescura. La grada ha señalado a Luis García y pedía a gritos que entrase Víctor Rodríguez. Y ha entrado. Pero el cambio ha sido Barkero, en una decisión que ha provocado controversia. El vasco estaba jugando de lujo pero ha sido quien ha abandonado el campo. Víctor le ha aportado dinamismo y velocidad al equipo y Luis García ha ganado protagonismo, aunque nadie ha encontrado el camino al gol. Se avecinaba la hora de Henríquez, mientras que el equipo levantino buscaba la contra con descaro, porque sabía que un golpe de fortuna le podía dar a victoria, no por ser inmerecida, imposible.

 Los contragolpes de Víctor y Montañés por la izquierda y las combinaciones de Acevedo y Fernández han sido las armas elegidas para el asalto final, pero no se ha conseguido el gol que le habría dado al Real Zaragoza la oportunidad de acercarse a Sporting y Deportivo y regalarles un par de bocanadas de aliento fresco a sus respectivas nucas. En ningún momento el equipo ha dado sensación de rendirse ante las dificultades, al contrario, y esa actitud, ese genio, esa idea de fútbol bien mecanizada y mejor interpretada han facilitado que la comunión entre equipo y afición se haya fortalecido un poco más. Falta hará que se mantenga cuando el próximo sábado sepamos por las radios y las redes lo que esté ocurriendo en el campo del Mirandés.

 CALIFICACIONES

 Leo Franco: 4. No demasiado trabajo pero muy bien resuelto.

 Fernández: 4. Muy rápido, luchador e incisivo en ataque.

 Arzo: 4. Gran trabajo defensivo, organizativo y futbolístico.

 Álvaro: 3. Bien en el corte y decidido en el uso del balón.

 Rico: 4. Gran trabajo en defensa y magnífico en ataque. Se ha multiplicado.

 Paglialunga: 4. Gran partido, tanto en el manejo de balón como barriendo los inframundos del centro del campo.

 Acevedo: 3. Ha conducido el balón con criterio, ha sido providencial en algunos cortes y se ha atrevido más en ataque.

 Montañés: 4. Gran partido una vez más. Dribla, corre el que más y se lleva hasta tres jugadores cada vez que coge el balón. Solo le ha faltado el gol.

 Barkero: 4. El mejor partido como zaragocista. Cada día es más Barkero y su libertad de movimientos es un tesoro para el equipo.

 Luis García: 3. Ha recibido críticas de la grada, pero su técnica le hace imprescindible. Algún balón perdido lo ponemos en su debe.

 Roger: 3. Luchador como siempre, no ha tenido la fortuna del gol. Rápido y vertical.

 Víctor: 2. Dinámico y activo, ha pecado de imprecisión en algunos momentos claves.

 Henríquez: 1. En los pocos minutos que ha estado se le ha visto desajustado.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2013-2014 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi crónica. Real Zaragoza, 0 – Hércules, 0 (Con las manos vacías)

  1. Pingback: FÚTBOL – Real Zaragoza 0 – Hércules 0. Con las manos vacías - Crónica de Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s