Mi crónica: Real Zaragoza, 1 – Recreativo, 2 (Morir en “Territorio Cojones”)


Montañés02 Jugamos un partido medio aseado y nos lavaron las legañas con dos jugadas que no supimos defender y que supusieron otra derrota más en la Basílica. Otro bofetón más a nuestro orgullo y a nuestra maltrecha esperanza, esa que tienen los condenados aunque sepan que solo cabe el indulto que probablemente no llegará.

 Herrera se desdijo y no mantuvo la defensa. Optó por recuperar a Abraham en el lateral y darle una nueva oportunidad a Barkero. El Real Zaragoza le dio dos o tres vueltas a la manivela de la dedicación en los primeros minutos, pero en cuanto el equipo andaluz se ajustó, se acabó la fiesta. Unos cuantos arreones iniciales, algunas ocasiones más efectistas que eficaces y cuatro pases medianamente bien dados y la Romareda ya parecía contenta. Eso es lo que nos ofreció el equipo durante unos veinte minutos, eso es lo que quisimos ver. Eso es lo que nos creímos.

 Y todo porque el centro del campo conseguía sujetar al equipo con sacrificio y esfuerzo, aguantando el balón y cortando cualquier respingo del contrario. El balón circulaba con cierta soltura y Víctor y Barkero enlazaban alguna jugada de ataque con intención. A ellos se sumaba Cortés, que encontraba por su banda algunos senderos transitables por los que llegar hasta la línea de fondo, pero con poca fortuna en el pase final. El eléctrico Víctor fue el encargado de levantar al público de sus asientos con sendos disparos que pusieron en peligro la meta de Cabrero, pero sin fortuna.

 Y ahí acabó la ilusión. Cuando Acevedo se diluyó el equipo se murió. Paglialunga seguía sin ser un cinco de referencia, Barkero no era capaz de estar a la altura de un equipo medio de segunda y Henríquez se desesperaba esperando un balón amigo rodando por los ribazos en que se acomoda su fútbol. Con estas premisas, ¿podía pasar algo? Sí, pero nunca en el área enemiga. Sí en la propia. Y ocurrió. Mientras todos esperábamos ya llegar al descanso con ese raquítico empate a nada, el Recre sacó un corner que fue rematado por Ruyman ante un descolocado y desordenado Leo Franco, que vio cómo el balón se alojaba en su red. Gol casi directo desde el banderín que nos tragamos todos, portero incluido, sin acabar de creernos que semejante patochada nos estuviera ocurriendo a nosotros. Pero todo era verdad. Incluso la derrota.

 Comenzó la segunda parte con iguales argumentos. Nada parecía distinto cuando, de repente, Víctor y Montañés se asociaron y le prestaron un balón a Henríquez para que este lograse un gol valioso de fea factura. Pero gol, al fin. Se había hecho lo más difícil, se había logrado empatar un partido que no controlábamos de ninguna manera, se había conseguido encender de nuevo la luz del entusiasmo. Vana ilusión. A los pocos minutos un clamoroso desajuste defensivo le dio a Linares la ocasión de apuñalar a los suyos porque su obligación era darle la victoria a los suyos. Y es que ayer todos eran queridos para el de Fuentes. Ese gol que nos mataba fue suficiente para abrir las vías de agua que acabarían por hundir la frágil chalupa zaragocista, tan débil que incluso en el Canal, a su paso por Torrero, habría naufragado, nos pongamos como nos pongamos. Era pronto (minuto 56) pero era demasiado tarde para casi todo.

 El equipo se derrumbó, no encontró ni un solo argumento que permitiera a la mortecina parroquia zaragocista medio sonreir pensando en que aquello se podía levantar y el partido entró en una fase de agonía que nos devolvía a la realidad, si es que en algún momento alguien pensó que aquello tenía alguna posibilidad de poderse resolver a nuestro favor. Herrera echó mano de Roger y Porcar, poniendo toda la madera en el fuego al grito marxiano de “¡Esto es la guerra!”, pero era evidente que eran dos piezas paupérrimas para semejante empresa. Tan solo Montañés en una jugada individual y Henríquez en un remate fallido pusieron algo de pimienta en un guiso extraordinariamente soso, pero eso fue muy poco para tanta necesidad. Al contrario, el Recre seguía jugando al fútbol, algo que para nosotros es tremendamente difícil pero que ellos hacen con suma facilidad, y no les importó seguir afilando su colmillo con jugadas inteligentes y controles idóneos. El abecé de esto del pelotón.

El último tramo del match se lo regalo, amable lector. Como en aquellas películas de Tarzán, nuestros jugadores acabaron engullidos por la arenas movedizas de su incompetencia y quienes se salvaron de las peligrosas ciénagas murieron por inanición o acabaron descuartizados por los indígenas que en esta ocasión llevaban máscara de futbolistas, da igual que su camiseta fuese la del Lugo, la del Barcelona B o la del Recre. Esta película la hemos visto ya demasiadas veces y eso de sabernos el final añade aún más dolor a esta esperpéntica tragedia.

 CALIFICACIONES

 Leo Franco: 1. Su fallo en el primer gol es muy grave y abrió la puerta de la derrota. El resto del partido lo firmó con oficio.

 Cortés: 2. Se hartó de subir por la banda, aunque sus centros no llegaron nunca a su destinatario. En defensa sufrió y no estuvo atento a su espalda.

 Álvaro: 1. De nuevo indolente y ausente. Su presencia no es la que se espera de un central de jerarquía.

 Laguardia: 1. Fallón e inexacto en el pase y en el control. Su espalda fue un reclamo para el contrario.

 Abraham: 1. Débil en defensa y muy tímido en ataque. El segundo gol lleva su nombre.

 Paglialunga: 0. Lento, torpe y débil.

 Acevedo: 1. Le duró su intensidad treinta minutos. Mientras agunató, su juego sirvió. Después se borró.

 Barkero: 0. Nada de ti, nada de mi, una brisa sin aire soy yo, nada de nadie.

 Montañés: 2. Su segunda parte fue meritoria. Intentó romper la tupida defensa con velocidad y requiebros. Tuvo una buena ocasión.

 Víctor: 2. Su electricidad le convierte en un agente peligroso, pero su intermitencia lo desactiva como delantero fiable.

 Henríquez: 2. Es un delantero que huele el gol y husmea el territorio enemigo con la avidez del depredador. Hace su trabajo.

 Roger: 0. No aportó nada.

 Porcar: 0. Tampoco.

 Movilla: S.C.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2013-2014 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi crónica: Real Zaragoza, 1 – Recreativo, 2 (Morir en “Territorio Cojones”)

  1. Decepcion tras decepciòn este es nuestro REAL ZARAGOZA desde que llego el soriano Agapito a la presidencia, alegrias la verdad muy pocas las salvaciones a ultima hora. Y el pasado domingo con casi quince mil personas otro zarpazo a la aficiòn y logicamente la gente blanquilla esta harta ante tanta descompetencia del equipo. Y ya para colmo las declaraciones del mister Paco Herrera pese a la derrota el equipo me ha gustado, pues a mi no mister y que tenemos la mejor defensa, pues a mi tampoco mister y que pasa que estamos todos ciegos, y seguimos sin tener un centrocampista organizador, o todos nos damos cuenta menos usted. Ya son siete jornadas y no levantamos cabeza, a quien le hemos ganado a los dos ultimos Tenerife y Castilla y estamos mas cerca de la Segunda B, a dos puntos que del descenso que del ascenso a 6 puntos. Al equipo no se le ve mejoria por ningun lado, un canterano que lo estaba haciendo bien DIEGO RICO no lo pones frente al Huelva porque le falta experiencia.Para colmo de los remates LEO FRANCO que lo estaba haciendo muy bien el pasado domingo fallo en el primer gol del decano.La defensa como paso en la temporada pasada no se aclara y del centro del campo ni hablamos y en el filial un tal TARSI AGUADO lo esta bordando, pero el mister no se entera.Solo salvo del equipo a tres jugadores el mas entonado como siempre VICTOR RODRIGUEZ, HENRIQUEZ y a PACO MONTAÑES. Y la pregunta del millòn ¿ ustedes creen que vamos ascender ?.- Sinceramente jugando como estamos jugando seguro que no, porque milagros en el fùtbol la verdad no se dan como no juegues bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s