Real Zaragoza: La Romareda vivió ayer una tarde infinita.


   345110_gLa Romareda estaba guapa de verdad. Daba gusto recibir los rayos blancos y azules de un sol dispuesto a la fiesta y que no ahorró brillo para acompañar cada una de las palmadas de los zaragocista que allí nos reunimos y las decenas de miles que siguieron al club de sus amores a través de la televisión.

   La tarde fue mágica y la afición, de nuevo, le dio un abrazo a sus muchachos. Ni merecido ni inmerecido, pues cuando uno abraza a una madre o a un hijo no calibra los méritos o deméritos, sino que se pega a la piel amada y deposita en su mejilla el beso sin precio que nace en el alma. No caben debates ni polémicas cuando se trata del Real Zaragoza. Si acaso amor sin condición. A quien lo compró, desprecio y exigencia. A quien tolera que aún permanezca en la poltrona, desprecio y exigencia. A quien se sirve de él, desprecio y exigencia. Pero a quien lo ama y lo llora y lo ríe y lo añora y lo siente, pasión sin condición.

   El viernes se juega el partido de la vergüenza ajena y nosotros, zaragocistas de memoria y futuro, sufriremos los embates de la injusticia que nos toca vivir porque quien gobierna el club es muy incompetente y muy desvergonzado, pero apoyaremos a nuestros muchachos, escasos y voluntariosos, para que se traigan la victoria necesaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s