Real Zaragoza, 1 – Real Sociedad, 2 (Consígueme un alma, dame un corazón)


   303510_gCuando el Real Zaragoza se ha despedido de su parroquia hacía ya muchos minutos que nadie creía en la posibilidad de conseguir un resultado positivo. Ni siquiera un empate. Pero lo peor de todo es que minutos antes de su inicio casi todos hemos acudido a la Romareda o hemos sintonizado nuestro televisor cegados por el resplandor de un partido, el de Málaga, que nos había anunciado mejores noticias de las que la realidad nos ha dejado: otra derrota en casa, donde todo aquel que se acerca se lleva lo mejor de nuestro huerto.

   El primer comentario de la afición lo ha merecido la alineación presentada por Manolojiménez, con la inclusión del novato Héctor en el lateral izquierdo y el retorno de ese eje de debate que es Romaric, jugador jugoso para las tertulias y las barras de bar, no tanto para el juego del equipo. Una vez barrido el argumentario el partido ha anunciado un combate aguerrido en el que Apoño, Romaric y Movilla iban a ser nuestros principales gladiadores, eso se ha visto en seguida. Las primeras pulsaciones nos han agitado el viento a favor, pero el horizonte se nos ha borrado cuando una mala cobertura ha permitido a Griezmann batir a Roberto. El golpe ha sido durísimo y de él no se ha repuesto el Real Zaragoza. Además, el debutante Héctor ha visto una amarilla y el equipo se ha deshecho como un azucarillo en segundos, lo que ha ermitido que los donostiarras se quedasen con la llave del choque y abriesen y cerrasen la válvula del oxígeno a voluntad.

   Su pericia para gobernar la tarde era manifiesta y en otro contraataque Héctor ha actuado enérgica y, según el árbitro, ilícitamente, lo que ha servido para recibir la segunda amarilla y, por tanto, la roja. A la basura el partido. Al acantilado la tarde. Al abismo el espectáculo. Ahí ha comenzado la debacle, finamente frmada a los pocos minutos con el segundo gol visitante. Un silencio sepulcral ha cubierto el alma de la Basílica que, incrédula, contemplaba cómo un árbitro, otro más, vapuleaba a su equipo sin piedad y se reía de toda un afición con la necia soberbia de quien no sabe manejar un partido de fútbol pero al que nadie le afea su conducta.

   El Real Zaragoza, es verdad, se ha muerto. Manolojiménez ha retirado a Movilla del campo a cambio de Fernández para recomponer el grupo en la que ha sido, seguramente, una decisión inadecuada, pues el barco se ha quedado sin remos y con dos capitanes, Romaric y Apoño, poco preparados para la singladura. El primero porque no encuentra amigos con los que jugar, y el segundo porque hoy ha dado una lección de desequilibrio futbolístico que no ayuda en situaciones problemáticas. Así pues, “fizo noite en pleno día”, que cantaban Les Luthiers, ahora que nos preparamos para disfrutar del espectáculo que nos ofrecerán próximamente. Se ha hecho de noche en pleno día, en efecto, y juro que me cuesta relatar lo que ha partir de entonces ha sucedido, pues lo que se ha vivido en la Romareda ha sido un relato menor, sin puntos ni comas, con unos personajes vacíos incapaces de coser una histoia coherente y con un argumento absurdo que nadie con algo de amor propio se atrevería a firmar. Eso sí, en medio de estas páginas mediocres ha aparecido la figura de Agirretxe para firmar el segundo gol forano con el que acabar de descoser al equipo aragonés.

   La segunda parte ha nacido con la presencia de Bienvenu, recién llegdo a la ribera del Ebro. Poco ha aportado el africano, quien junto a sus compañeros ha sido incapaz de crear nada de juego ni de construir ni una sola ocasión de gol. Ateridos por el frío del resultado adverso, el Real Zaragoza ha sido un juguete roto cautivo del dominio de la Real. Los minutos han pasado lentos, miserables y en ningún momento se ha sentido el escalofrío de la posibilidad de remontar. Al contrario, el equipo visitante ha dominado de cabo a rabo el partido y tan solo en algún arreón superficial ha podido acercarse el Real Zaragoza al arco de Bravo. En esa tesitura ha tenido algo de protagonismo Rochina, que con su finura y su presencia ha agitado un poco el ataque blanquillo, pero poco más. Aún ha tenido tiempo Roberto de regalarnos su paradón de cada “tardenoche”, en esta ocasión a disparo de Griezmann.

   El horror de la tarde ha podido con los ánimos de la afición, una vez más decepcionada con el juego del equipo en casa. Un juego famélico, deshuesado, huérfano hasta de orfandad, escaso de abundancia futbolística y demasiado parecido a lo que significa la luz del faro que avisa del acantilado traidor y salvaje que asoma, brusco, ante el casco del bajel desarbolado que hoy ha sido nuestro Real Zaragoza.

CALIFICACIONES

Roberto: 3. Ninguna responsabilidad en los goles. Ha realizado una muy buena parada y ha solucionado bien los escasos problemas que le han creado.

Sapunaru: 2. Escasa participación la del rumano, con algunos problemas por arriba.

Álvaro: 3. El mejor de la defensa. Su carácter le ha llevado incluso ha salir de su zona con rasmia y pasión.

Paredes: 1. Hoy ha sido el Paredes de las peores tardes. Indeciso, apagado de ideas, no ha encontrado soluciones y ha elegido casi siempre mal.

Héctor: 1. Desafortunado debut. Sus dos amarillas, sin duda la primera muy exagerada, le han impedido aportar gran cosa en su primer partido.

Romaric: 2. Ha apuntado clase y calidad pero su lentitud y parsimonia exasperan al respetable.

Apoño: 1. Desajustado y excitado, su juego ha sido un continuo barullo.

Movilla: 2. El ratito que ha estado lo ha hecho bien, aunque Jiménez lo ha puesto en un sitio en el que su juego no aporta.

Víctor: 1. Oculto por la defensa contraria, apenas ha encontrado espacio para moverse.

Montañés: 2. Es el que más se ha movido en ataque, descolocando a los defensas, pero hoy no se ha atrevido a encarar como otras veces.

Postiga: 2. Muy luchador, va a por todas y se lo pelea todo, pero hoy no ha encontrado apoyo en sus compañeros.

Fernández: 2. Bullidor y voluntarioso, ha dado una de cal y otra de arena. Muy activo en ataque pero escaso de visión en el pase.

Bienvenu: 1. No ha entendio el partido en ningún momento. No ha recibido ni un solo balón en condiciones.

Rochina: 2. El ratito que ha estado ha animado a la afición. Ha corrido, querido el balón, lo ha jugado y se ha atrevido con el chut.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2012-2013. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Real Zaragoza, 1 – Real Sociedad, 2 (Consígueme un alma, dame un corazón)

  1. Dani dijo:

    No he visto el partido completo, así que hay cosas de las que no puedo opinar, pero de otras sí.

    No me parece mal la alineación de Héctor como ha dicho algún ventajista en algún medio de comunicación. Yo siempre he pensado que mejor mover una sola pieza (Héctor por Abraham), que cambiar toda la defensa (Fernández entra, desplaza a Sapunaru a central, este a Paredes al lateral). Por desgracia, el chaval no pudo acabar el partido pero, sinceramente, ¿alguien cree que Paredes lo habría hecho mejor que él como lateral?. Yo no, “me gusta más” Paredes de central zurdo.

    El centro del campo sí lo considero un error de Jiménez. Primero, que sacó alineación de 1-4-3-3, y jugó un 1-4-2-3-1, desplazando a banda a gente que, ni por asomo, puede jugar ahí. Movilla, Apoño y Romaric son más o menos lo mismo, organizadores, y en un supuesto triángulo de medios centros hace falta un perfil distinto que, por desgracia, no podía ser Jose Mari. Habría visto mejor ahí a Pinter, y a 2 de los 3 que jugaron, más adelantados. Pero, de hecho, creo que ese sistema debe ser para jugar fuera de casa o contra equipos muy fuertes en casa, y en casa, hay que arriesgar desde inicio de una vez por todas. El mejor partido en casa del Zaragoza fué contra el Dépor, a partir del momento en que Jiménez sacó dos puntas, ya a la desesperada.

    Y lo de Apoño… Vale que se nota cuando juega bien, pero es que cuando no… A veces se le vé totalmente ido, y ayer fué una de esas veces. Para mi, celebrar el penalty… En fin.

    Creo que la situación todavía no es límite, y más viendo a equipos como Dépor o Mallorca, que están en fase casi autodestructiva, pero Celta y Osasuna…

    Quiero ver alineaciones más valientes en casa, con Postiga – Rochina/ Rodri / Bienvenu; con rotaciones en las bandas (Montañés, Víctor, Carmona), con rotaciones en el centro del campo (Movilla, Apoño, Romaric),… ¡A por Osasuna!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s