Real Zaragoza, 0 – Español, 0 (Noche de hielo)


   Fría noche, frío fútbol, frío presente. El cierzo ha maniatado el gusto por las cosas bien hechas y hoy la Romareda ha vivido una jornada antártica. Así ha sido, tanto en el césped como en la grada, donde el hueco de los Ligallo ha sido la mancha que faltaba para completar el lienzo negro.

   Desde hace algunas jornadas Manolojiménez venía repitiendo un discurso en l que la idea principal venía a ser “Si no podemos ganar, al menos sepamos no perder” y esa máxima la ha plasmado hoy el Real Zaragoza en el partido que le ah enfrentado al RCD Espanyol y que le ha dejado un sabor agridulce al zaragocismo. Agrio porque se sigue sin ganar y sin meter ni un solo gol, y de esto último ya van cuatro partidos consecutivos, además de haber perdido a Sapu por expulsión y al Zucu por lesión. Dulce porque se ha mantenido la portería a cero. Y poco más.

   Hasta el minuto 16 no se ha acercado el Real Zaragoza a la portería de Casilla, en un inicio de partido propio de equipos secos que no disponen de argumentos atractivos para el espectador ni para el forofo. Pases inocuos, balones caprichosos que juegan con el cierzo aragonés, miedo al gol del contrario, pánico ante la posibilidad de morir un poco más. Así es muy difícil disfrutar de un partido de fútbol, ni quien paga por verlo ni quien cobra por hacerse ver, y la propuesta futbolística ha sido tan tacaña, tan poco generosa que hasta los jugadores mas sedosos se han contagiado de la modorra impuesta por el miedo de Aguirre y Manolojiménez. Después de algunos acercamientos del Español a balón parado con los que ha creado cierta inquietud, el Real Zaragoza ha abierto la espita de los latidos y ha puesto su corazón a trabajar. Han sido unos minutos interesantes, no de calidad ni claridad, sino de celeridad futbolística, lo que ha servido para agitar brevemente el choque.

   Apenas un chut de Álvaro desde lejos y un par de amagos de Sergio García, muy silbado por la afición local, han sido los detalles más relevantes hasta el descanso. La reanudación nos ha traído un vaivén de intenciones que casi se han quedado en eso, pues ni la calidad ni el espíritu de los contendientes daba para más. Aun así, ambos equipos han podido marcar. El Espanyol mediante un muy buen cabezazo de Stuani que Roberto ha neutralizado con una excepcional parada, lo que ha provocado que la Basílica haya coreado con fuerza y rabia su nombre. El Real Zaragoza en un corner que Víctor no ha sabido rematar cuando era fácil apostar por el gol. Y ese era el paisaje que se nos ofrecía bajo la blanca luz de una luna a la que tan solo ha molestado un tremendo disparo de Zuculini que un defensa ha desviado a corner cuando hasta Casilla ha notado el frescor de la derrota, tal era la violencia y colocación del chut.

   Hasta el final del partido nada ha pasado. O sí. Dos expulsados, Javi López y Sapunaru, han sido los jirones que los dos equipos se han dejado en el camino, espoleados por un árbitro mediocre y sin personalidad que ha propiciado que un partido que era malo se convirtiera en horrible. Claro que, como ha dicho el mister zaragocista, ya estamos en el “Territorio de la botella medio llena o medio vacía”, que es el espacio que todo entrenador pisa cundo las cosas no van y hay que buscar mil explicaciones a una sola pregunta: ¿por qué el equipo no funciona? El Ebro, cuando abandone la crecida, quizás nos ofrezca la respuesta cuando se descubra todo lo que ha arrastrado en su avenida.

   CALIFICACIONES:

Roberto: 5. El paradón que nos ha regalado ha supuesto un punto. Por lo demás, no ha tenido trabajo.

Sapunaru: 3. Bravo, batallador. Fuerte en la pugna y atrevido en el despliegue, su pundonor le h costdo la expulsion.

Álvaro 4. uy serio y batallador en defensa, se ha prodigado también en ataque. Partido muy completo.

Paredes: 4. El mejor partido de la temporada. Ha cubierto muy bien todos los flancos y sus salidas con el balón han sido templadas e incisivas.Muy rápido además.

Abraham: 3. Ha tenido mucho trabajo, pues Stuani le ha querido tomarla medida desde el principio. Conforme ha crecido el partido, él también se ha sentado En ataque ha vuelto a lucir.

Movilla: 3. Ha comenzado titubeante y fallón. Ha mostrado cierta inseguridad al inicio, pero poco a poco se ha hecho con el mando del equipo.

Pinter: 2. Su falta de calidad la ha suplido con un gran despliegue físico.

Montañés: 3 Más dubitativo que en otras ocasiones, se ha encerrado más de la cuenta en la banda Sus diagonales se han ido de vacaciones.

Zucu: 3. Valiente y dinámico, como siempre. Ha peleado todos los balones aunque no ha podido conectar casi nunca con sus compañeros.

Víctor Rdríguez: 3. Más entrado que en otros partidos, sus acciones han sido igal de elécricas que siempre pero más ajustadas y mejor ejecutadas.

Postiga: 2. Muy solo y un tanto desharrapado futbolísticamente hablando. Le falta aire e ideas. Y meter un gol.

Edu Oriol: 1. Blandito e inconsistente no ha sabido jugar el balón con criterio y se ha perdido en la selva periquita.

Fernández: S.C.

José Mari: S.C.

Anuncios

Un comentario

  1. El Zaragoza necesita (necesitaba) una incorporación en ataque, vale. Pero, en mi opinión, necesita mucho más aún un mediocentro creativo, porque su mayor problema es que le falta fútbol.

    En defensa se ha convertido en un equipo muy serio. Gran partido de toda la defensa el sábado, y en general de todo el equipo en ese aspecto. Pero llega la hora se atacar y…

    Eso sí, vale que no tenga mucho donde elegir, pero creo que Jiménez se equivoca por completo al poner a Pinter en el centro del campo, y mucho más aún cuando le hace jugar por delante de Movilla. Quizá Pinter por delante de la defensa y Movilla más adelantado, pero así no.

    Mal Jiménez en la alineación. Sí, Zuculini tiene mucho caracter, mucho despliegue… pero en casa hay que buscar algo más. Creo que hay que probar otras cosas: yo apostaría un partido por Babovic (ahora que, por desgracia, no se puede poner a Álamo), que me parece un jugador que, lo poco que ha jugado, ha demostrado tener criterio con el balón (me pasa con este lo mismo que con Boutahar que, sin ser nada del otro mundo, sabía jugar al balón mientras le aguantaba el físico). Edu Oriol está agotando poco a poco su crédito, Wilchez ya no lo tiene,… ¿Y Kevin Lacruz?.

    El caso es que algo, a parte del ataque, hay que mejorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s