Atlético de Madrid, 2 – Real Zaragoza, 0 (Proposición inconsistente)


287872_gVer los nombres y ubicaciones de los jugadores y levantar una ceja, signo éste de escepticismo, fue todo uno. Ver a Pinter de central, a Paredes de lateral, a Abraham no sé dónde y Apoño puesto al revés, sirvió para dudar. Y contemplar los primeros minutos y romperse la ilusión de lograr traernos medio punto del Manzanares, el punto final de la tarde.

Cuando un entrenador descose a un equipo porque contempla soluciones donde hasta ahora no había problema, la jugada suele salir mal. Y si a ello le sumamos que los jugadores no se lo creen ni apuntan intenciones de hacerlo creíble, es sencillo ablandar la noche para que aquello acabe pronto. Que es lo que sucedió ayer. Lo que apuntaba como un partido bonito, interesante, jugoso, incluso victorioso acabó siendo una mala copia de lo que hasta ahora había venido demostrando el Real Zaragoza fuera de casa. Desde el minuto uno, sí, desde el uno, el Atlético fue a por el partido, con avaricia, con deseos de partirle el alma al contrario y decirle a la Liga que este año la alternativa se llama “At-le-ti” y que ahí van a estar ellos, para darle perfume a esta agónica competición que ya no tiene interés ni para los campeones. Y a este embate le contestó el equipo de Monolojiménez con una deshuesada actitud, propia de equipos de alambre oxidado, de grupos que van a los sitios con la sana voluntad de poner los discos, no de bailarlos.

La alineación fue un despropósito y la puesta en escena, famélica. Sin alma, sí; sin espíritu, sé; sin garra, sí. Jugarle al Atlético como se le jugó ayer es un suicidio y nadie entendió ni la propuesta de juego ni la actitud de los jugadores.

Hasta el minuto treinta el equipo achicó balones y sudó la gota gorda para detener el aluvión de fuerza e ingenio que tenía delante, pero a la primera que tuvieron la colaron. Un corner de libro y gol. Y ninguna capacidad de respuesta por parte del grupo. Postiga deambulando por las orillas del Manzanares, hablando con los patos y echándoles pan portugués y los demás a ver cómo el espíritu del Cholo se hacía con el dominio de la poca vida que ayer corría por el césped.

La defensa no pudo nunca con el ataque local y Loovens aún debe soñar con las llegadas del Tigre y de Arda y los demás aún deben preguntarse tantas cosas…Fue, en realidad, un calco del partido del año pasado, cuando estábamos muy mal y todavía pintaba peor. Y por eso cometimos penalty, uno de esos penalties que provocan los equipos menores cuando en lugar de jugar al fútbol se dedican a taponar las mil vías de agua que anegan una embarcación vieja y cochambrosa. Porque así se mostró el Real Zaragoza: cochambroso y mediocre.

En la segunda parte Manolojiménez sacó el equipo habitual: Abraham, a su sitio, Víctor, a jugar y el dibujo, el de siempre. El único, el que tiene, el que sale al campo cada semana y con el que las cosas no nos han ido tan mal. Y un poquico más de ambición y deseos de molestar a Courtois. Bien es cierto que ayer todos estaban locos por regresar a Zaragoza y tan apenas un lejano tiro de Apoño fue lo que se aportó en el ataque, pero por lo menos ya no se sufrió con la ventolera colchonera. Ellos bajaron el psitón y nosotrosnos nos parecíamos un poco más a nosotros. Eso, sí: demasiado tarde. El partido ya lo habíamnos tirado a la basura nada más comenzar el choque y de ese modo pocas cosas buenas nos pueden pasar.

Luego vino lo esperado: dos cambios para nada. Dos cambios que desnudaron al equipo, pues mostraron al viento que no hay más cera, porque si lo que tenemos, que es lo que tenemos, es Eduoriol en horas bajas, y Javiálamo con muchas ganas pero muy poco rodaje, pues estamos muy fastidiados. Claro, que también se puede mirar como un toque de claxon a la secretaría técnica para busque debajo de las piedras y encuientre dos delanteros, un medio centro y un defensa que recompongan un poco las escasas alternativas de que el grupo dispone. 

CALIFICACIONES

Roberto: 4. Hizo tres paradas de gran mérito, aunque los goles, los dos de falta, fueron imposibles.

Sapunaru: 2. Acarició en repetidas pocasiones a su amigo Falcao, pero no aportó entendimiento a la defensa.

Loovens: 1. Lento, desubicado. Muy poco defensa para tanta delantera.

Pinter: 2. Algún corte interesante y colocación fueron sus argumentos.

Paredes: 1. Flojo partido del asturiano, que habría aportado mucho más como central por su velocidad y colocación.

Zuculini: 1. Apenas participó y su voluntad no sirvió de mucho.

Abraham: 1. Jugó donde no sabe en la primera parte. Su aportación en la segunda fue débil.

José Mari: 1. Desorientado y con poca capacidad de contención.

Apoño: 2. Mal la primera parte, donde nos mostró que sin Movilla no es tan importante como el año pasado. En la segunda se lo creyó un poco más y pretendió liderar al grupo.

Postiga: 2. No le llegó ni un solo balón en condiciones. No pudo ayudar al grupo.

Víctor: 2. Trató de agitar el partido, pero había demasiado polvo en el camino.

Edu Oriol: 1. Insignificante. Su presencia fue agua dulce en el mar.

Álamo: 2. Luchó como en él es habitual cada vez que le dan dos minutos y dibujó algunas líneas de ataque diferentes.

P.S.: Pongo una foto en la que únicamente se ve a jugadores del Atleti porque ayer tuve la sensación de que en el campo sólo había futbolistas rojiblancos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s