Athletic, 0 – Real Zaragoza, 2 (El Tubo se hace grande en el Botxo)


   Fue soñar y ver cumplida la ilusión de vivir unas Navidades plácidas, ilusionadas y con horizonte. Por fin. después de tantos dramas inacabados, de ser el más feo de los patitos feos, el Real Zaragoza cerró ayer una (casi) primera vuelta que sólo los más veteranos recordábamos con cierta claridad. Tras un partido modélico, fornido y obediente, los nuestros lograron ayer una provechosa victoria en la Catedral en la que será su última visita al templo vizcaíno. Nosotros aún les invitaremos durante varios años a nuestra Basílica.

   Y esa será la asignatura que tendrán que aprobar Manolojiménez y sus muchachos, la de jugar bien y ganar en casa, porque cuando somos el duro forastero nos transformamos y conformamos un equipo sólido que saca petróleo donde muy pocos lo logran. Con una disposición táctica notable, un grado de cumplimiento de las órdenes alto y una efectividad en el área contraria que ya quisiéramos en casa, el Real Zaragoza le dio ayer una cariñosa bofetada a uno de los equipos guapos de la temporada pasada que, sin embargo, vive ésta instalado en la inestabilidad y la bronca (¡ay, esos silbidos a Fernando Llorente!).

   Comenzó el partido vivo, salpimentón, con idas y venidas interesantes promovidas por Ander en los bilbaínbos y Apoño en los zaragozanos. El balón tenía prisa y el campo se hacía corto, aunque faltaba que alguien se atreviese a darle al gatillo. Lo intentó por primera vez el Athletic en el minuto 15, pero Roberto sacó una magnífica mano que evitó el gol. Semejante ritmo sólo beneficiaba a los de Bielsa y ese fue el momento en que Apoño comenzó su recital. Cada vez que el balón le llegaba, casi siempre porque Movilla se lo proporcionaba, le daba a la palanca del ritmo y decía a qué velocidad debían correr los chicos. Fue un momento clave, pues los minutos anteriores Muniaín había resucitado y comenzado a parecerse al del año pasado.

   Y ocurrió. Se había hablado mucho de la debilidad defensiva y ayer Aurtenetxe se encargó de confirmarlo. La rapidez de Víctor le hizo un roto a su torpeza, y cometió un penalty que Apoño convirtió. El contrario acusó el golpe y aunque trató de recuperarse, a los pocos minutos el Real Zaragoza completó una jugada de ataque con remate final de Postiga, que lleva camino de firmar su mejor temporada como profesional. Un 0 – 2 que nos alegró el alma y que confirmó el más ancho de nuestros sueños. Y eso que el Athletic aún tuvo arrestos para buscar un gol antes del descanso, pero ayer la fortuna nos dio un abrazo y el cabezazo de De Marcos se fue al larguero.

   La segunda parte comenzó como tenía que ser, con un Athletic en plan tsunami y muy estirado. Esto suponía un peligro, pero también abría puertas al contraataque aragonés. Y así fue. Si se conseguía aguantar los embates locales, el partido se pondría muy bien y a ello se dispuso el Real Zaragoza. Sin agobios, con solvencia Alvaro y Loovens se encargaron de deshacer como un azucarillo en el agua todos los balones que por allí asomaban y si no, ahí estaba Roberto para impedir el gol local. Al mismo tiempo, Postiga y Víctor, por ejemplo, se asomaban al balcón de San Mamés para poner un nudico en las gargantas de los amos del pil pil y ahí estuvimos hasta que Bielsa le dio a su mejor jugador la orden de saltar al césped.

   Ahí estaba: Fernando Llorente, el campeón da tantas noches gloriosas en San Mamés, el líder de tantas victorias, se dispuso, en medio de una atronadora pitada, a amenazar al espigado portero zaragocista con sus saltos y sus cabezazos y casi lo logró. Fue en el minuto 77 cuando De Marcos, otra vez él, remató a bocajarro después de un peinado de Llorente para encontrarse con la grandiosa figura del fuenlabreño. Después, en apenas dos minutos, Eduoriol cruzó excesivamente un balón que culminaba un precioso contraataque y al minuto siguiente Llorente, en un mano a mano aéreo, ponía en aprietos a Roberto que, una vez más, se lució. Fue suficiente. El partido estaba cosido a la Memoria. Hace unos días escribí que el partido olía a Historia. Ayer el perfume de la victoria impregnó el corazón blanco y azul del león.

CALIFICACIONES:

Roberto: 4. Protagonizó varias paradas de gran mérito y, lo más importante, gobernó los balonhes aéreos cuando estos se hicieron omnipresentes en su área.

Sapunaru: 3. En la primera parte tuvo problemas con Muniaín, pero al final la victoria en la particular batalla con el pequeño delantero vasco la ganó él.

Loovens: 4. Fraguó un magnífico partido. Sobre todo por alto, donde gestionó con contundencia la llegada de los balones que buscaban a Adúriz y Llorente.

Álvaro: 4. Extraordinario partido del cántabro, que no sólo por alto, sino por bajo supo atraer el balón hacia sí.

Abraham: 3. Luchador, eficaz y valiente, tuvo algunso despistes que suplió con garra y tesón. ayudó mnucho en la salida del balón para oxigenar el campo propio.

Movilla: 4. De nuevo imperial. Fue, ayer, el mejor socio del proyecto global, el ancla que sujetó la nao zaragocista en medio de los embates del viento del norte.

Apoño: 5. Sensacional partido de apoño, repleto de detalles técnicos e intervenciones de una gran inteligencia. Tuvo aplomo, metió un penalty y dirigió los destinos del balón cada vez que se lo entregaban sus amigos.

Zuculini: 2. Ayer el motor tenía demasiadas revoluciones. Se vio contagiado por la agresividad de los jugadores de rojo y blanco y a veces corrió más que el balón.

Montañés: 4. Excelente partido. Cada vez que el balón le llegó, armó un contraataque con el que ayudar a poner los pelos de punta a San Mamés. Al estadio, I mean.

Víctor: 4. Listo, rápido, mucho más centrado. Ayer se sabía la lección y tanto en la presiñon como en la combinación mostró al Víctor quer nos enamora.

Postiga: 4. Gran temporada la de Helder. Está a gusto cuando el equipo juega fuera de casa, porque le resulta cómodo el papel de hostigador y de finalizador de los balones que “pasan por allí”. Mucho delantero para tan poca y fofa defensa.

Edu Oriol: 3: Cumplió órdenes y lo hizo bien. Se quedó el balón cuando le llegó y creó peligro con sus carreras en solitario. En una de ellas pudo haber cerrado el partido.

Babovic: 2. Oxigenó el partido y ayudó a sus comapañeros a retener el balón en plena agonía bilbaína.

José María: S.C.

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Casi se me pasa comentar el último partido (¡partidazo!) del Zaragoza en 2012!.

    Pues eso, que muy bien, que muy serios, que muy efectivos. Impresionantes atrás.

    CALIFICACIONES:

    Roberto: 4. Si el 5 está reservado para las actuaciones épicas, le dejo el 4 pero… ni nun error y, como tú dices, por fin, un partido de grandísimo nivel en balones aéreos. Esto sí es un porterazo.

    Sapunaru – Loovens – Álvaro – Abraham: 4. Los pongo juntos para valorar el partidazo de la defensa zaragocista. Los centrales inconmensurables, con acciones de mucho acierto; los laterales efectivos en defensa (más Sapunaru) y peligrosos cuando subían ( sobretodo Abraham).

    Movilla: 4. No hay más que decir. Da gusto verle jugar, con y sin balón. Su presión, su posicionamiento, su toque, su clase,… ¡Que descanse estas navidades!

    Apoño: 4. Esta vez sí, gran partido de apoño. Buenos detalles técnicos, más centrado, menos polémico,… Este sí es el Apoño del año pasado. ¡Que dure!.

    Zuculini: 2. Pundonor, pero poco futbol. Es un jugador casi siempre aprueba. A veces, dado su poca capacidad con el balón, suspende (como el día del Dépor); otras, según las características del partido y su acierto con la portería, saca notable (como el día del Rayo). No se le puede pedir más, ni menos.

    Montañés: 4. El mejor partido de Montañés como zaragocista. Qué fortaleza física, que desborde,… ¡Grande Paco Montañés!.

    Víctor: 3. Creo que está perdiendo chispa física, pero la pillería y las tablas que tienen le bastan para hacer un gran partido. Creo que estas vacaciones le vendrán bien.

    Postiga: 4. Este chico no puede irse del Zaragoza, porque lo que está consiguiendo en este equipo no lo había conseguido en ningún otro antes (y algunos con mucho más nombre). Se le ve contento, y creciendo. Hizo algunos regates y algunos controles de crack, y otro golito. Temporadón.

    Edu Oriol: 3: Poco a poco tiene que tener más minutos (hay que dosificar a Víctor, y pronto a Montañés), porque los que va teniendo, los va aprovechando. A ver si la segunda parte de liga de este año, es como la del pasado.

    Babovic: 2. Me gusta. Sabe a lo que juega. En casa, si Jiménez apostara por más ataque, debería ser el sustituto natural de Zuculinni, porque es centrocampista, pero con más toque y clase.

    José María: S.C.

    Jiménez: 4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s