Mi crónica: Real Zaragoza, 1 – Granada CF, 0 (Digamos que vino la victoria)


   El fútbol, lo tenemos dicho, es un deporte desleal con la verdad e injusto con la justicia. Si hace tres días escribimos una crónica crujiente y seducida por un grupo fértil y comprometido con la valentía, esta noche terrorífica en la que la Directiva ha estado muy desafortunada con su decisión de cortarle la hierba bajo los pies a una afición que no se merece este desplante hemos vivido una penosa experiencia.

   El partido, despreciado por el Granada y sujeto a componendas en la alineación en el lado zaragocista, ha respondido a la mediocre expectación que el Real Zaragoza ha construido en torno a sta primera eliminatoria. Manolojiménez ha optado por dibujar un equipo en el que se mezclaban los fijos con los discontinuos. Entra las decisiones tomadas la más comentada ha sido la elección de Leofranco, aunque otras han respondido al típico juego de gestión de vestuario al que tan aficionados son los entrenadores.

   Con esa idea, el choque prometía pocas emociones. Y así se ha visto desde le primer minuto. El ritmo lo ha querido marcar el equipo aragonés, sobre todo con un Víctor un tanto sobreactuado que ha buscado desde el comienzo la portería del Roberto granaíno. No ha tenido suerte, pero ganas no le han faltado. En l centro del campo el tándem Movilla-Romaric ha ofrecido algunos detalles correctos, sobre todo por parte del africano, que nos ha propuesto una idea de fútbol más parecida a la que algunos nos imaginamos. Pero no ha sido suficiente. A los pocos minutos el Real Zaragoza se ha contagiado del ritmo cansino y tristón de los andaluces, por lo que nos hemos comido unos primeros cuarenta y cinco minutos sosos como un telediario de David Cubedo. Muy pocas ocasiones y demasiados bostezos.

   La segunda parte ha servido para coser la noche a la atonía. Y ni siquiera Víctor, que se ha ido a dormir a la cara oculta de la luna, ha sido capaz de continuar con el ritmo bajo que ha perfumado la primea mitad. Jiménez ha retirado al Zuccu, que hoy no ha estado al nivel del domingo, por Wílchez, dándole así la oportunidad de mostrar lo que puede aportar. Poco nuevo bajo la capa negra del firmamento, algo que no ha acabado de impacientar a la afición, si bien sí lo ha hecho Romaric, que ha recibido algunos pitos en ciertos momentos del partido.

   El partido languidecía y la vieja Basílica parecía no salir de su asombro. Ella, que ha vivido noches mágicas en un torneo tan querido por el corazón del león, la última aquella de febrero de 2006 en que pusimos patas arriba el Planeta Fútbol, se frotaba los ojos incrédula ante el mortecino espectáculo con que nos estaban castigando ambos equipos. Pero ahí está la grandeza de este deporte. Cuando las legañas ya nos impedían ver más allá de nuestras adormecidas narices, Romaric se ha inventado un grandioso pase y Carlitos Aranda ha sujetado el balón con su pecho para descerrajarle un balonazo a Roberto que acaba convirtiéndose en el gol de la victoria. ¿Alguien se acordará, si pasamos la eliminatoria, de este horrendo partido? Seguramente, no. Por eso, quizás lo mejor sea pensar, por ejemplo, que hacía casi cinco años que no se ganaba en casa en la Copa. O que ya llevamos tres victorias consecutivas. O que hemos dejado la portería a cero por primera vez esta temporada. Que todo es verdad y en el fútbol son, todas ellas, circunstancias de cierto relieve. Como pensar que todo es posible. Incluso lo imposible.

CALIFICACIONES

Leo Franco: 3. Sin problemas. El poco trabajo que le ha propuesto el Granada lo ha resuelto con oficio.

Sapunaru: 3. Un tanto desactivado, pero dentro de las prestaciones a que nos esta acostumbrando.

Álvaro: 3. Buen trabajo del central zaragocista, que hoy ha resuelto algunas situaciones de cierto compromiso con solvencia.

Paredes: 2. Algún despiste suyo ha podido costarnos caro, si bien ha estado atento al corte.

Movilla: 3. Más lento que en partidos anteriores, le ha faltado una referencia con la que conectar, aunque su presencia lo llena todo.

Romaric: 3. Su pase de gol le redime de una actuación en la que ha ido de menos a más.

Zuculini. 2. Hoy, en un partido de perfil bajo, no ha mostrado la misma motivación. Rendimiento menor.

Edu Oriol: 1. No ha logrado conectar adecuadamente con los puntas. Le falta un punto de chispa, que es lo que le puede hacer diferente.

Víctor Rodríguez: 3. Lo ha intentado de todas las maneras, pero hoy ha llegado un segundo tarde a los check point del partido. 

Aranda: 3. Su gol, magnífico, lo convierte en el protagonista de la noche.

Wílchez: 2. Su rapidez debe ser su mejor arma, pero está muy fato de ritmo.

Postiga: 2. Ha salido tarde y su aportación ha sido irrelevante.

Babovic: S.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s