Mi crónica del partido: Real Zaragoza, 1 – Atlético de Madrid, 0 (Con la llovizna en los surcos)


   ¡Qué bonita estaba La Romareda esta mañana! ¡Qué hermosa, la Vieja Dama Blanca, vestida con el amor de su afición! ¡Cuánta belleza en los corazones de los hinchas del León, ateridos hace semanas por el frío del horror y abrazados hoy al calor de la vida, breve, pero vida al fin!

    La mañana ha nacido al amparo de la esperanza. La victoria a orillas del Mediterráneo, propia de guerreros desesperados que nada tienen que perder y que por ello mismo se sienten fuertes para mirarle a los ojos a la muerte, nos ofrecía un escenario en el que cabía esperar lucha, entrega y tenacidad por parte de los muchachos y quién sabe si otra victoria. Y todo ello a pesar de las ausencias, significativas en algunos casos, que Jiménez se ha visto obligado a cubrir con imaginación y pragmatismo. Por ejemplo, Lanzaro al lateral. Por ejemplo, Abraham por Lafita. Y con el entrenador sevillano confiado a la labor de Pinter y Duijmovic en el centro del campo para cementar una zona en la que han nacido muchos de nuestras desgracias.

    Los primeros veinte minutos han dejado ver a un Atleti avaricioso, decidido, con una actitud depredadora que hacía temer que el gol podía llegar en cualquier llegada. Aun así, nuestros jugadores han mostrado una fiereza defensiva que ha impedido que las ocasiones fueran demasiado claras e, incluso, han decidido utilizar el balón largo en busca de Postiga para descoser a un equipo, el del Cholo, al que le tiemblan las piernas cuando el juego se asoma por el centro. No ha sido posible obtener botín, pero la Suerte ha decidido ponerse de nuestro lado cuando Adrián y Falcao han desconchado los palos de la portería de la Feria de Muestras con sendos latigazos que, afortunadamente, han quedado para las videotecas colchoneras y nada más.

    Probablemente semejante susto habría sido más que suficiente para apagar el ánimo de cualquier hinchada al uso, de esas que se suben a los carros mediáticos y guardan en el bolsillo de su alma un chotis o una sardana para cuando vienen mal dadas. Sin embargo, se puede escribir con tinta de cierzo oro que esta mañana la Romareda, la Basílica del Fútbol, esa que lleva nombre de mujer y ha visto cómo el terciopelo de Lapetra, la fortaleza de Violeta, la abundancia de Arrúa, el entendimiento de Señor, la tozudez de Poyet o la rasmia de Zapater alfombraban su césped con su fútbol, le ha dicho al mundo que hay motivos para respirar y razones para el combate. Y ha sacado músculo ante la adversidad para afrontar una segunda parte que se asomaba incierta, casi precaria.

    Como gesto de compromiso Jiménez ha tardado muy poco en solicitarle a Micael que sustituyera a Duijmovic. Todo un guiño que hemos interpretado a la primera: hay que ganar, no queda otra. No había ocasiones en ninguna portería, pero en el ambiente flotaba la sensación de que el cielo se podía derrumbar sobre nuestro destino o abrirse para encontrar el camino a Salvación. Postiga lo intentaba con una difícil chilena y Jiménez le daba otra vuelta de tuerca al equipo: Edu Oriol por Lanzaro y a por ellos. El Atleti, decididamente, había quemado sus arguelladas naves en la primera parte y daba sensación de estar cómodo con el empate. El partido, así, entraba en la típica fase “puedepasarloqueDiosquiera”, y de ese modo lo entendió el zaragocismo. Aliento, fuerza, pechos henchidos por la necesidad y balones que llegaban agotados a las cercanías de las impolutas áreas. ¿Podíamos ganar?

    Sí, con un penalty. Agotados de esperar el fin, con la mente acalambrada, pero no así el corazón, los jugadores blanquillos han seguido empujando el mar y en una de esas llegadas a la playa rojiblanca Postiga ha recibido el balón en el área, ha visto cómo llegaba Godín y se ha dejado arrollar plácidamente, a la espera del pitido salvífico. Penalty. Apoño, ese hoplita cartaginés al que aplaudimos hace cuatro días por sus dos goles a Guaita, ha vuelto a colocar el mañana sobre un punto blanco pintado con la cal con la que tenemos que escribir nuestro destino y ha chutado a gol. ¿Cabe más relato? Sólo escuche, amable lector, el latido de esta afición que le pide al fútbol una nueva oportunidad, porque somos dignos de que el Futuro entre en nuestra casa.

 CALIFICACIONES:

 Roberto: 4. No ha tenido demasiado trabajo, pero ha solventado sus compromisos con oficio.

 Lanzaro: 3. Bravo, eficiente y cumplidor.

 Paredes: 2. Hoy no ha cometido errores y eso, que en otro sería poco, en él es mucho. Serio y férreo.

 Mateos: 3. Buen partido de Mateos, que ofrece corte y buena salida del balón. Si mejora su juego aéreo, hay central.

 Obradovic: 4. El serbio se consolida en defensa y vuela en el desdoble.

 Pinter: 3. Poco a poco asoma el jugador serio y consistente que se le supone. Con Duijmovic juega muy cómodo.

 Duijmovic: 2. Otro buen partido del croata. Firme en la contención y aseado en la salida de balón.

 Abraham: 2. Ha cubierto bien el volante y se ha asociado correctamente con Obra.

 Luis García: 2. Se le ve metido en los partidos y eso facilita un mejor rendimiento.

 Apoño: 4. Su manejo del balón ha sido determinante para sujetar el partido, sobre todo en la segunda parte. Reparte juego y su frialdad en el lanzamiento del penalty le avala.

 Postiga: 3. Luchador, se faja con todos y con todo. Ha sufrido la entrada de Godín en una jugada que suelen protagonizar los buenos delanteros.

 Micael: 2. Ha aportado toque y orientación ofensiva pero no mezcla bien con Apoño.

 Edu Oriol: 2. Su velocidad y ambición ofensiva le han venido bien al equipo en el último tramo del partido.

 Juan Carlos: 2. Ha estado poco en el campo pero le dado un meneo a la banda izquierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s