Mi crónica del partido: Real Zaragoza, 1 – Osasuna, 1 (Siempre acudiré a ti)


(por Juan Antonio Pérez Bello)

Feliz aniversario, feliz vida, querido Real Zaragoza

Hablemos de fútbol. Dediquémosle unos minutos a este deporte déspota e infiel que hace de la deslealtad su modus vivendi y que tantísimo sufrimiento nos está causando a los aficionados zaragocistas. Hablemos de fútbol y dejemos los sollozos para el momento en que el hilo de la vida se rompa, pues será entonces cuando tengamos que hacer frente, por tercera vez en apenas diez años, al abismo que se abra bajo nuestros pies. ¿O no?

    El partido de ayer fue una bofetada a la voluntad, a la feroz intención de vivir. Fue un choque de piedra, un match para pechos rocosos y miradas metálicas. Así lo había previsto Jiménez, así nos lo temíamos todos y así nació y murió. Pero fue, sobre todo, un monumento a  la injusticia, porque los nuestros no escribieron el poema perfecto, pero al menos impusieron su deseo de ganarle a un equipo, el navarro, que con su fútbol eleva a la categoría de mérito lo que no es sino un monumento a la miseria y la indigencia deportiva.

    Los primeros veinte minutos fueron propiedad de Osasuna. Roberto, as usual, se encargó de romperle la cara al destino con dos buenas intervenciones, un chut de Damiá en el minuto 10 y un cabezazo de Roversio en el 20. A partir de ahí, el partido se quedó en casa. Fueron varias las ocasiones que tuvo el Real Zaragoza, entre las que anotamos un cabezazo al larguero de Postiga y un chut extrañamente cruzado de Lafita tras mágica combinación con Micael. Era más de lo vivido en otros partidos, más, desde luego, de lo que nos había regalado este equipo el pasado sábado en San Sebastián, y el descanso nos permitió respirar suave y pausadamente a la espera de lo que la segunda parte nos propusiera.

    Y no hubo que esperar demasiado. A los tres minutos Lafita, que ayer encontró senderos aparentemente olvidados, estampó un vigoroso chut en la escuadra de Andrés y en el minuto 18 propició que Nekounam casi marcase en propia puerta si no es por su portero, que se estiró prodigiosamente para evitarlo. ¿Quería decir esto que los nuestros estaban en el partido? Quería decir, sí, que abrían los brazos para recibir cualquier brizna de brisa que nos permitiese respirar en medio de la humareda construida por Osasuna con su fútbol hambriento de clase. Y eso se pudo ver unos minutos más tarde, cuando Postiga, que se moría por meter un gol, como lo había demostrado poco antes en sendos atracones de balón en el área navarra, enganchó un descarado chut que entró en la portería contraria con tal desvergüenza que logró que la Romareda, la Vieja Dama Blanca, estallase en una explosión de júbilo propia de las grandes ocasiones. Gol y esperanza. Gol y pánico.

    Porque el equipo entró en una especie de estado de shock que facilitó que Obradovic eligiese la peor de las opciones en una jugada de ataque paupérrima, como lo es su fútbol, de los muchachos de Mendilíbar. Eligió echar el balón a córner y esa circunstancia, regalarle un saque de esquina a los forasteros, era abrirles las puertas del cielo. Y entraron en él. Puñal sacó y Roversio remató a placer. Gol. Abismo. Nueva tragedia en el corazón blanco y azul tras haber mostrado, una vez más, que defendemos muy mal esas situaciones y que por esas heridas se nos escapa la sangre que nos deberían mantener con vida.

    El empate supuso un golpe de gracia del que veremos si somos capaces de reponernos. Sólo faltaban tres minutos más tres y el milagro de hace quince días no se repitió, aunque bien es cierto que habría sido más justa la victoria local que este amargo empate que nos hunde un poco más en esas arenas movedizas en que se ha convertiod nuestra existencia. Y es que no hay camino que se nos permita recorrer. No quedan senderos que poder explorar y esa es la peor de las noticias. La mejor, que la afición se engancha al equipo a poco, muy poco, que éste le ofrezca, por lo que habrá que bendecir tanto amor, tanta pasión atada a la historia de un club que forma parte de nuestra vida de aragoneses de bien.

 CALIFICACIONES

 Roberto: 4. Sigue siendo el mejor. Además, demostró lo que debe ser un capitán…sin serlo.

 Álvarez: 1. No tiene capacidad para cubrir con garantías el lateral. Eso sí, se esfuerza, el chico.

 Mateos: 1. Estuvo bien en el corte, pero sus problemas físicos fueron un lastre para el grupo.

 Paredes: 0. Sus errores en la primera parte ya son suficiente argumento para el suspenso.

 Obradovic: 2. Lástima su acción al final del partido, porque su partido fue muy correcto en defensa e interesante en el desdoble.

 Duijmovic: 1. Su envergadura y despliegue físico son los únicos argumentos para su alineación.

 Pinter: 1. Es tan limitado técnicamente que difícilmente puede rendir a un nivel de Primera.

 Micael: 2. Ayer jugó quizás su mejor partido con el Real Zaragoza y así lo entendió Osasuna, que acabó con su presencia en el campo tras varias acciones punibles.

 Lafita: 4. Su pundonor se vio acompañado, por fin, con acierto en el dribling y fortaleza en el remate. Lástima su chut a la cruceta.

 Luis García: 1. Sigue sin encontrar la chispa que le ha caracterizado a lo largo de su carrera.

 Postiga: 3. Peca de individualismo, pero su remate al larguero y, sobre todo, su magnífico gol le permiten merecer una buena nota.

 Zucculini: 1. Salió por Pinter y trabajó con el corazón a 120, aunque con poca claridad.

 Edu Oriol: S.C.

 Apoño. S.C.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2011-2012. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s