Mi crónica del partido: Real Zaragoza, 2 – Real Sociedad, 0 (Hay respiro tras la oscuridad)


(por Juan Antonio Pérez Bello)

Tarde. Casi todo llega tarde estos días, cuando el tiempo duerme las noches que nunca acaban y respiro vacíos que solo llenan el cariño y la alegría que la vida nos regaló. Aun así amanece, que es mucho, y en esas luces prontas encuentro un motivo para la sonrisa que tiene forma de gol mágico que el zaragocismo guardará en su armario del alma con la fuerza que nos otorga la victoria.

Hace mucho que no escribo. He sentido la puñalada del final en lo más cerca de mi alma y aseguro que no le quedan a uno fuerzas para casi nada. Pero hoy ya es el momento y afortunadamente lo hago con una sonrisa ancha y brillante, pues el partido que jugó el Real Zaragoza el pasado domingo fue una bocanada de aire fresco que aún nos cuesta digerir, porque no estamos habituados a tanta placidez. Fue un partido tan bien planteado, tan bien desarrollado que el final nos dejó tranquilos, felices y esperanzados y esas sensaciones ya las teníamos casi olvidadas. U olvidadas, en fin.

Desde el primer momento se vio que el equipo de Aguirre sabía qué tenía que hacer y lo llevó a cabo con solvencia y seguridad. Buena presión, felices recuperaciones y adecuado trato al balón por parte de unos jugadores que cada semana que pasa proyectan una sombra más alargada, señal de que crecen a un ritmo sostenido y firme, y con esas herramientas viví el comecome de que el gol iba a llegar. Es una de esas sensaciones que últimamente solo me llegan cuando veo partidos de la selección o de algún equipo de esos que están forrados. El gol iba a llegar y llegó. Lo que no sabíamos es que iba a llegar “el” gol: de la jornada, del mes, de la temporada. Helder Postiga, el delantero al que los árbitros habían negado el grito desgarrador del matador, consiguió una postura imposible, un gesto inalcanzable a los mortales para cazar al vuelo, a una velocidad fuera de la gravedad, un balón que Juárez puso en el cénit de la Romareda para que el portugués entrase en la Historia Blanca y Azul. Fu un extraordinario gol que sólo las mentes limpias y puras apreciarán a pesar de que no lo consiguió ninguno de los de siempre.

El partido entraba en un momento dulce, favorable. El equipo siguió trabajando, no dejó de marcar el ritmo de un choque que loe iba de cara porque Aguirre había señalado el camino y sus muchachos estaban cumpliendo al pie de la letra sus órdenes. Ya las hemos relatado: buena presión, felices recuperaciones y adecuado trato al balón. Y correctas ejecuciones de las jugadas de estrategia que ensayan durante la semana. Sólo el poste impidió que Paredes se estrenase como goleador en 1ª en lo que habría sido un segundo gol merecido y más que trabajado.

Llegó el descanso y con él la certeza de que tras la pausa habría de venir el cierre de una empresa que debería acabar en victoria. Y se acercó la gloria en seguida, pues Ponzio no quiso que aquello se alargase tentando a la suerte. Agarró el balón, se lo cosió al empeine, destrozó la defensa donostiarra y posó con suavidad el balón a los pies de Postiga quien, de nuevo, cerró las puertas del cielo con un chut seco y colocado que supoñía el 2 -0. ¿merecido? Sí, muy merecido. ¿Esperado? Pues también, porque el partido de Villarreral ya nos había dejado instalada la idea de que este equipo puede y posee argumentos suficientes para lograr sus objetivos con cierto desahogo.

Y eso hizo. sujetó al contrario, evitó riesgos, controló el juego e, incluso, se atrevió con el contragolpe, que lleva camino de convertirse en un arma útil en ciertos momentos y que ejecuta con eficacia. Y si había que cerra el círculo ahí estaba Roberto, que una vez más mostró sus credenciales con un par de intervenciones de calidad aunque, justo es decirlo, en este partido, y por fortuna, el héroe no fue el portero.

Esto no ha hecho más que empezar, pero es evidente que hay un estilo que sirve a nuestros fines y unos jugadores que, obedientes, cumplen las instrucciones de su comandante. Todo ello, en los tiempos que vivimos, es oro molido y ahora hay que ratificarlo en una semana que tiene que alejar el adjetivo”trágica” y acercar, con nuestros argumentos, el adjetivo “magnífica”. Osasuna, Valencia y Atleti nos esperan. Espero que con temor por su parte.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2011-2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s