Mi crónica del partido: Real Zaragoza, 0 – Málaga CF, 0 (Yo te desconozco, frontera del día)


En el minuto 93 Roberto detuvo un afilado remate de Seba Fernández y elevó un par de centímetros el altar en el que lo ha colocado el zaragocismo. Ahí se maneja con soltura el fuenlabreño y ahí luce, gallardo y apuesto, gracias a sus paradas definitivas y su presencia determinante. Esa parada fue un monumento a la agilidad y la colocación, pero seríamos injustos si no recordáramos al mismo tiempo la doble parada que le dedicó a Van Nistelrooy, el otrora sanguinario depredador del área y hoy caduco gladiador sin red ni tridente, en la primera parte.

¿Quiere esto decir que el resto de jugadores no aportaron nada a la causa? No, en absoluto. Todos y cada uno de los muchachos de Aguirre pusieron sobre el tapete de la Blanca Dama lo que cada uno tiene. Tesón, esfuerzo, rapidez, disciplina. Todo junto sirvió para conseguir un empate a cero que no despierta el entusiasmo pero que nadie dio por malo, pues vivimos un momento bitter en el que caben pocas alegrías y sí sudor azul por los cuatro costados del zaragocismo.

El partido fue un choque acordeón. Se vivieron momentos de agobio, instantes de aplauso al talento y episodios de indiferente vacío y todo ello contribuyó a construir un edificio futbolístico modesto e inestable, que es a lo más que aspira nuestro equipo en este comienzo de Liga. Cuando conseguimos acoger el balón entre los pies de nuestros chicos aquello provocaba en nosotros cierta liviana calma, lo cual da a entender que podemos aspirar a algo más que a evitar el cataclismo tarde tras tarde. Sin embargo cuando el Málaga activaba sus baterías nuestro sistema defensivo sufría temblores y nervios.

Esto, que en otros partidos ha significado derrotas dolorosas, no acabó en fracaso porque la presencia de Meira y Ponzio juntos es un razonable argumento para conservar la portería inmaculada. De hecho, cuando Aguirre sustituyó al argentino en la segunda parte el equipo sufrió un esquinado terremoto que a punto estuvo  de dar al traste con todo el trabajo hecho. Esa doble presencia consiguió que el partido llegase al descanso con las puertas abiertas a un posible buen resultado final, pues a la mejora defensiva añadíamos a un Juan Carlos que atravesaba las trincheras malagueñas con un descaro y una verticalidad que la Romareda casi había olvidado y aplaudía con entusiasmo y esa era una de las mejores noticias que iluminaban la tardía noche del domingo.

Lanzaro había sustitído a Mateos, lesionado, y pareció que la defensa ganaba en consistencia y vigor. Pareció y, en efecto, sucedió. Ello, unido a que el Real Zaragoza siguió funcionando como un bloque seriote y solidario, propició que incluso se acercara en algún momento a los dominios de Caballero, quien, por cierto, vio con desesperación cómo Postiga culminaba una bonita jugada elaborada por Meira con un gol que, desdichadamente, anuló el árbitro. Un gol que debió subir al marcador y que habría supuesto una victoria no buscada pero sí encontrada.

Por el contrario, el Málaga se quedó con el balón cuando Aguirre decidió la sustitución ya mencionada de Ponzio. Ahí vivió el equipo sus minutos más endebles y a punto estuvo el equipo de Pellegrini de obtener el botín que vino a buscar a orillas del Ebro, pero o bien los andaluces no encontraron caminos o bien los aragoneses cerraron las corrientes de aire propicias para el gol contrario. O Roberto es un grandioso portero que Agapito no se merece pero sí, sin ninguna duda, la afición zaragocista.

Ni el Málaga ni el Real Zaragoza tuvieron energía para llevarse el encuentro. Los primeros porque el “espíritu Pellegrini” parece haber impregnado a un grupo que deberá aprender a sufrir si quiere obtener algo más que simples empates antes equipos menos brillantes; los segundos porque les sigue faltando pegada y no encuentra al rematador que le saque los dientes a las defensas enemigas y les haga pensar que en cualquier momento puede nacer un gol blanco y azul.

Mientras todo eso llega, mientras comienzan a ocurrir cosas cerca del arco contrario nos encontramos con un empate que degustamos con plácida humildad pero temerosos de que no se arrime a nuestro costado la tan necesaria Victoria.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2011-2012. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi crónica del partido: Real Zaragoza, 0 – Málaga CF, 0 (Yo te desconozco, frontera del día)

  1. Dani dijo:

    De esta partido saco varias conclusiones:

    – En el Benfica desaprovecharon a un pedazo de portero.
    – Juárez va mejorando partido a partido.
    – Lanzaro debe ser titular, sí o sí, al menos en este momento. Da Silva está lento y fuera de forma (se nota la Copa América), Mateos está mejor, y Lanzaro mejor que todos.
    – No sé si Meira es buen o mal central, pero lo que no es, es mediocentro. Ponzio robó más, y participó más del juego de creación (de aquellas maneras…., por cierto). Cuando Ponzio se tuvo que retirar, el Zaragoza se descosió. Meira es central y, si juega, debe jugar al lado de Lanzaro o Mateos, nunca con Da Silva, que son igual de lentos.
    – Postiga se mueve muy bien, y confío en que empiece pronto a meter goles.
    – Juan Carlos, titular, siempre.
    – Micael o Kevin tienen que jugar, porque sino este Zaragoza no juega a nada, y así lo va a tener difícil.

    Este año, se sufrirá menos que el año anterior. Apuesto por Intertoto para el Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s