Crónica de ayer: Real Madrid, 2 – Real Zaragoza, 0 (temporada 2007-2008)


– por Juan Antonio Pérez Bello –

(Esta crónica pertenece al partido que enfrentó al Real Madrid y al Real Zaragoza en la temporada 2007-2008)

Seremos leyenda

El Real Zaragoza se ha enfrentado al equipo más apoyado, mimado, cuidado, halagado, obsequiado, acariciado, atendido y agasajado de España. Ha perdido por dos goles a cero pero tengo la certeza de que este partido será recordado durante mucho tiempo por la memoria zaragocista. Y lo será por varios motivos: porque se jugó muy bien, porque se mostró como un equipo equilibrado, solidario y esforzado, porque fue capaz de mostrar al mundo todo el talento que posee en cada uno de sus jugadores y porque sólo la excepcional actuación de Casillas y el mortífero veneno que proponen sus delanteros fueron capaces de doblegar a un altivo y descarado Real Zaragoza.

En ocasiones así uno debe agarrarse a la lujuriosa capacidad futbolística de su equipo y tiene la obligación de olvidarse del rival (algo muy habitual, por cierto, en los alrededores mediáticos de los grandes equipos: nunca el contrario lo ha hecho muy bien, sino que “nosotros” hemos estado muy mal), práctica esta muy sana y necesaria si queremos pisar fuerte. Así pues, diré que el mérito del adversario ha sido su portero, que es lo peor que se le puede decir a un equipo, y sobre todo si juega en su casa.

Me gusta ver el fútbol como un deporte también de datos, en el que no sólo juega el corazón, la emoción y el latido de unos colores. Por eso, si contemplamos las cifras del partido podremos concluir que el Real Zaragoza aporta números de equipo campeón y la lectura que hago es que sí, que se puede; que sí, que estamos ante un grupo unido y comprometido; que sí, que curiosamente este equipo funciona, y muy bien, sin D’Alessandro; que sí, que hay argumentos futbolísticos y físicos para alimentar la fe; que sí, que estamos ante las semanas decisivas, tal y como escribí en mi artículo “Victor Fernández, cerca de las traviesas” y que sí, que sigo confiando en el Club, en todos y cada uno de sus componentes y que días como el de ayer difícilmente se olvidan. Se perdió un partido, pero se recuperó, y creo que definitivamente, a un equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s