Real Zaragoza, 1 – R. Madrid, 2


El vendaval adormecido

El Real Zaragoza ha caído derrotado (1 – 2) ante el Real Madrid en partido correspodiente a la 34ª Jornada del Campeonato Nacional de Liga de 1ª División. El gol lo ha conseguido Adrián Colunga.   Las tardes de fútbol tienen el rostro perfilado por el sol de la emoción. La tarde de ayer asomaba por la esquina de nuestro corazón malherido con un latido abrazado al temor a la debacle y la esperanza del niño que nunca dejamos de ser. Era tarde de fútbol, tarde de pasión desbordada, tarde de emoción acantilada.

Como una playa en la que desembarcan las olas limpias por el aroma de un tango cansado. Así estaba ayer la Romareda, esa vieja dama blanca en la que hemos desagarrado nuestra voz tantas veces, a pesar de que en sus asientos cada vez hay más cuerpos arribados al aroma del imperio, cada vez hay más madridistas acurrucados durante todo el año a la espera de que llegue ese acorazado mediático capaz de conseguir victorias como la de ayer. Victorias, las del Madrid, con sabor a manjar robado. Victorias, las del Madrid, dolorosas como el desamor inesperado. Victorias, las del Madrid, que rompen esa verdad que tantos, ni madridistas ni culés, buscamos en la mirada del resto del mundo.   El partido arrancó recio y adusto, como corresponde a un choque en el que hay vida y muerte en juego. El Real Zaragoza reunió sus argumentos, pocos pero sencillos, en el centro del campo, por donde discurría la sangre de una maquinaria que ya sabía que su enemigo mortal, el Barcelona, había ganado su partido. Y lo hizo muy bien durante toda la primera parte. Y cuando no lo lograba ahí estuvieron nuestro Roberto, nuestro Jarosik, nuestro Ponzio, nuestro Contini, nuestro Gabi. Ahí estuvieron los nuestros, que ayer fueron los mejores soldados bajo la capa del cielo, los mejores defensores de una camiseta, de un escudo que ahora mismo sufre el dolor de la amenaza del descenso pero que luchará hasta el final, apoyado por una magnífica afición que ayer demostró que con ella debe ser imposible el fracaso.

La primera parte fue un durísimo encontronazo entre el orgullo del  sentimiento  de todo un pueblo y la necesidad de seguir siendo la marca registrada del poder establecido. Duro pero nunca desleal, pues el Real Zaragoza jugó ayer utilizando sus recursos, los mismos que emplean otros equipos en todas las Ligas del mundo, con la diferencia que los demás, cuando actúan con la deportiva fiereza que les caracteriza, no están haciendo sino demostrar  de este modo su casta, su tesón, su espíritu de lucha. Sin embargo, cuando quien actúa así es el Real Zaragoza los medios de comunicación imperiales se abalanzan sobre nosotros y no dudan en mancillar nuestra Historia, nuestro escudo y nuestro nombre con injustos adjetivos que contribuyen a crear una imagen deleznable de nuestro club. But that’s life!

La segunda parte el suelo se abrió bajo nuestros pies. A los cuatro minutos de juego Roberto destrozó por dos veces el grito de gol del madridismo, pero no fue suficiente. Un tal Raúl, uno de esos jugadores que escriben la historia con la fuerza de su estrella, pasaba por ahí y acertó a empujar el balón al fondo de nuestro pozo. Gol y ya está. ¿Ya está?

No. Minutos después nuestro gladiador del Lago Como, el valladar que vino del sol napolitano, acabó con su participación en el choque al protagonizar una acción que lo va a colocar en las portadas de los periódicos  durante algunas horas. Una acción similar había protagonizado Sergio Ramos en la primera parte que acabó con la lesión de Suazo y nadie la recordará. Y segundos antes Ander había recibido un reprobable golpe en la espalda pero ni una sola imagen de televisión lo mostrará. En fin, privilegios de vestir la camiseta imperial.

Con Contini expulsado, el Real Zaragoza se agrupó y se aprestó a vender cara su derrota. El Madrid la tocaba y la acariciaba, como un conde medieval hace uso de su derecho de pernada con las damas de su feudo, mas el equipo aragonés advirtió que Colunga podía ser una opción que aprovechar. Hubo una primera ocasión, pero Ramos, otra vez Ramos, se encargó de detenerlo en una acción que, en el otro área, habría sido penalty y expulsión. Sin embargo, un minuto después Aguilar iba a habilitar al asturiano con un soberbio pase que aprovechó muy bien el delantero zaragocista para lograr un esperanzador empate. Gol. El equipo de casa enardecía a la Romareda, que no había dejado de empujar en ningún momento y que recogía, así, el premio a su constancia y a su fe inquebrantable.

Quedaba mucho partido y el encuentro entró en una fase de toma y daca, en expresión castiza. El Madrid pugnaba por lograr una victoria en la que le iba la vida y Pellegrini, ese entrenador de perfil bajo que no acaba de recibir el aplauso de los suyos, optó por utilizar al mago brasileño. Kaká, el cuestionado, ese jugador que no brilla porque el frulgor imperial se lo impide, salió al terreno de juego. Y convirtió. Y le dio al Madrid un soplo de aire que le permita llegar al final del campeonato con todas las opciones intactas para lograr la Liga.

El golpe fue estremecedor, pero el zaragocismo lo encajó con gallardía. Quedaban apenas cinco minutos pero así y todo aún dispuso el equipo maño de un par de situaciones de gol que, por justicia, deberían haberle dado el empate. No fue. No pudo ser. No podía ser de ninguna manera. Este campeonato tiene el guión muy bien escrito y no hay renglón que pueda salir torcido, pues hay demasiado en juego. No pudo ser, pero debió ser, pues el Real Zaragoza emplazó al Imperio a un combate desigual sabiendo que al zaragocismo, a su afición se lo debe todo. Y se lo dio. Y así lo entendimos todos los mortales cuyo corazón blanco y azul sigue latiendo porque es nuestro firmamento añorado el que nos guía.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2009-2010 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Real Zaragoza, 1 – R. Madrid, 2

  1. León dijo:

    Son estas semanas en las que uno se da cuenta de que no se le considera miembro del Olimpo, que este año ha quedado reducido a dos dioses, tan solo.

    Pese a todo, enhorabuena, casi se pudo y se mereció…

  2. Ángel dijo:

    Ay, que todo es lamento en esta temporada gris, en la que el león sigue dormitando.
    Lo que nos queda de sufrir en estos próximos 21 días, da para un reportaje entero de la Samantha Villar

  3. Dani dijo:

    El Zaragoza hizo un gran partido, pero claro, el 16º contra el 2º tiene que hacer algo más que un gran partido para no perder.

    Hombre por hombre:

    – Grandioso, Roberto. Porterazo.
    – Omnipresente, Ponzio.
    – Jarosik, imperial. Con este, me la envaino, porque no confiaba nada en él, y está demostrando una jerarquía, una colocación y una velocidad que no va con su edad.
    – Contini, insensato. En la primera jugada de ataque del madrid hace un penalty que no fue por eso, porque era la primera jugada. Su expulsión, una irresponsabilidad, no sólo por dejar al equipo con 10 tanto tiempo, sino porque no juega la semana que viene.
    – Obradovic, sensacional. Hay lateral izquierdo. Me gustó mucho, tanto atrás, como arriba. Lástima de lesiones y demás.
    – Edmilson, práctico. Hizo muy pocas cosas mal, porque arriesgo muy poco.
    – Gabi, batallador. Bregó mucho, construyó poco.
    – Abel Aguilar, pasador. Bregó mucho, construyó más que Gabi, e hizo un pase que si lo hubiera hecho Guti o Xavi, saldría en todos los telediarios. Mejor cuanto más adelantado juega.
    – Ander, acrivillado. ¡Cuantas faltas le hacen a este chico!. Tiene calidad a raudales, pero no puede tener continuidad con tantas faltas. Provocó más de una amarilla teórica, porque en la práctica no las sacaron.
    – Eliseu, revolucionado. No sé como acabó el partido. No hizo nada, ni desbordó, ni se desmarcó, ni sprintó,… Para mí, el peor del Zaragoza.
    – Suazo, S.C.
    – Colunga, goleador. Es rápido, se desmarca, eléctrico,… Tiene que jugar más.
    – Jorge López, a su aire.
    – Uche, recuperado. Me sorprendió verle pelear sin miedo alguno a recaer. Obviamente, muy falto de ritmo.

    La cosa se le ha puesto mal al Zaragoza, pero confío en que sea capaz de sacar un par de partidos adelante en lo que queda. Creo que con 39 puntos se puede salvar, con 40 seguro.

    Ahora toca el Depor, que ya no tiene nada que hacer en la liga, pero que veremos a ver si salen muy “motivados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s