Real Zaragoza, 2 – Málaga, 0


Al calor de las horas del día

El Real Zaragoza derrotó (2 – 0) al Málaga en partido correspondiente a la Jornada 30 del Campeonato Nacional de Liga de 1ª División. Los goles los consiguieron Ponzio y Suazo.


Un partido de fútbol tiene tantas caras ocultas como la Luna. Tiene el lado desconocido del satélite menguante, el rinón desprovisto del espacio creciente, la llanura esquiva del firmamento nuevo y las laderas inquietas de los lagos llenos. Pero desde hace una semanas los partidos que protagoniza el Real ZSaragoza tienen un guión muy bien escrito y los protagonistas de esta opereta que se llama fútbol lo interpretan con una corrección y una emoción propias de la Escuela de Stanislavsky.

El pasado sábado el equipo aragonés afrontó la disputa del encuentro con una fidelidad a sí mismo y a lo que nos propone digna de empresas más serias y aunque pudo parecer en algún momento que aquello no tenía salida puedo escribir y escribo que no temí por el resultado final ni siquiera cuando la primera parte moría por entre el estruendo de los tambores callados de la Semana Santa. Había una consistencia en el juego, una solidez en el trabajo y una seriedad en el esfuerzo que siempre que supe que el partido se podía abrir a nuestro favor cuando menos lo esperásemos. “Chupete” ya había avisado en una jugada en la que no rematócon fluidez y Arizmendi casi logra un precioso gol de cabeza a la salida de un córner, pero lo mejor era que los jugadores se mostraban esforzados e incansables en su propósito y que cada acción que desarrollaban tenía sentido, significado e intención.

Así llegamos al minuto 43 y entonces ocurrió loq eu ya le está pasando a nuestro Real Zaragoza cada vez con más frecuencia: que lo que intenta, le sale. Y Ponzio enganchó un durísimo disparo que en tiempos no muy lejanos se habría al Auditorio o, incluso, a la antigua Feria de Muestras, pues esos disparos yo creo que volaban hasta en el tiempo, pero ahora no. Ahora entran por la escuadra y sirven para “abrir la lata” de un partido que ya estaba controlado pero al que le faltaba el gol. Le faltaba, pero ya estaba allí, en el casillero del mejor de los dos equipos.

La segunda parte fue una continuación del mismo relato. Es cierto que Muñiz apostó por la calidad y la entereza de un gran jugador que ya vive sus últimas sonrisas, Luque, pero también aquí hay que hacer mención de un jugador que se ha convertiudo en clave de nuestro resurgir como equipo. Hablo y escribo de Roberto, que atajó majestuosamente todo lo que por su área se acercón, con una gran parada a tiro de Apoño que en otras circunstancias nos habría provocado tiritona y arritmias incontroladas, pero que hoy, en estos momentos, no es sino motivo para ver otra espectacular parada del portero madrileño. Y seguimos a lo mismo, a jugar, a tocarla, a contener con fiereza y determinación y a ver cómo la defensa es lo mejor que nos ha pasado en los últimos años. Desde que se fue Gaby Milito no habíamos tenido nada igual. Contini hace bueno a Jarosik y al lucero del alba y Diogo comienza a parecerse muchísimo al de la temporada 2007-2008. Ponzio lo da todo y en el centro del campo Edmilson le da un equilibrio y una pausa a los partidos que nos permite vivir los momentos difíciles de cada partido con una calma más propia del Valencia de Benítez que de un equipo que hace dos meses estaba a cinco puntos de la salvación. Añadamos a esto el inmenso trabajo que realiza Gabi y las magnífica aportación defensiva de Arizmendi y Eliseu y podremos empezar a comprender algunas de las cosas que estamos viviendo estos días.

He dejado para el final a Ander y a Suazo. El primero es ya el jugador franquicia de este Real Zaragoza e incluso cuando no está estupendo le aporta al grupo una calidad y una magia que no veíamos aquí desde Cani. Por eso suena donde suena y por eso comienza a respirar ya otros aires que poco tienen que ver con el cierzo del Ebro. Y Suazo logró lo que estaba buscando obsesivamente pero no acabab de llegar:  un gol en la Romareda. La rabia con que lo celebró lo dice todo y aquí conviene hacer notar que su gol nació, de nuevo, de un magistral pase de Edmilson que Arizmendi supo interpretar como nadie. Si el pasado sábado el jamesstewartiano delantero convirtió un fantástico gol ante el Valencia, este sábado demostró que es un jugador de equipo, de grupo, de comunión y le dejó al chileno un balón de oro que para sí quisieran todos los delanteros del mundo cada domingo.

Alegría, pues. Y calma. Esto es aire fresco y pausado, música celestial para una afición que lo asigue dando todo y que se merece vivir estos momentos de lujuria futbolística después de haber atravesado desiertos calcinados y haber vadeado ariscos ríos desbordados por la incompetencia y  la incapacidad. Pero de eso, ahora, no toca hablar. El futuro, hoy, es nuestro mejor amigo.

Anuncios

Acerca de Juan Antonio Pérez Bello

Vivo en Zaragoza (Spain) y trabajo en el Colegio Bilingüe "Catalina de Aragón". De 1996 a 2001 fui Jefe de Estudios y de 2001 a 2012 fui Director del Colegio Bilingüe "El Justicia de Aragón", de Alcorisa (Teruel-Spain), donde implantamos el Currículo Integrado MEC-British Council en 2005. El vídeo en la escuela ha sido fiel compañero durante toda mi vida profesional (http://canalpispotero.blogspot.com y http://canalcatalina.blogspot.com). Desde septiembre de 2014 soy coordinador didáctico del Programa "Aprendiendo a Emprender con Ibercaja". Autor de las fichas de recursos para el profesorado "Aprendiendo a emprender con Ibercaja".
Esta entrada fue publicada en Crónicas de los partidos 2009-2010 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s