Mis momentos con mi Presidente


Martes. Ayer pasé la tarde con mi Presidente. Él estuvo en la Romareda y me contó lo que allí vivió. Luego, hablamos de nuestro Real Zaragoza, él y yo, seguramente los dos zaragocistas más optimistas del mundo, los mismos que aquella tarde contra el Villarreal creímos hasta el último instante que no bajaríamos a Segunda, los mismos que confundimos el día de Mallorca los mensajes y él creyó, desde muy lejos, que el Real Zaragoza se había salvado, los mismos que después del partido frente al Elche seguimos confiando en que el equipo subiría a Primera. Y con una buena cerveza en la mano coincidimos en que quedaba mucho camino por recorrer, en que quién no nos decía que el domingo se le gana al Villarreal y todo cambia de color, en que aún merece la pena ver el vaso medio lleno, porque así hemos crecido y así vamos a seguir viviendo.

Pero la cosa está muy fea. No vamos a ponernos una venda en los ojos, porque no somos tontos, pero hay que seguir confiando. Aunque él considere que no hay que repetir el baile de entrenadores de hace dos años y yo defienda que Gay es indefendible. Es una cuestión de óptica y ahí no coincidimos, que es algo raro en nosotros, porque solemos estar en sintonía. Pero eso es pecata minuta, porque el domingo hay combate y tenemos que preparar las espadas para el momento en que el Real Zaragoza se encuentre con su destino a pocos kilómetros del Mediterráneo. Y allí comenzará a nacer nuestro amanecer.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s