Nuestro escudo, nuestro sueño


Pues sí, ya me gustaría que nuestro escudo, mi escudo, el de mi niñez, el de mis sonrisas, el de mi llanto, el de mi memoria, el de mis mañanas apagadas, el de mis noches encendidas, el de las palabras acabadas, el de mi música soñada, volviese a iluminar el pecho de nuestros jugadores. ¿Podrá ser?

P.S.: Recupero este post que ya publiqué el 2 de Abril de 2008.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s