No puede ser que el viento nos abandone (Getafe, 0 – Real ZGZ, 0)


Si hacemos un análisis apresurado del partido que ha enfrentado al Real Zaragoza con el Getafe podrían decirse cosas como estas: “El Real Zaragoza ha desaprovechado una excelente ocasión de ganar tres puntos que le acercarían a la salvación”; “El Real Zaragoza, un equipo sin alma, no puede con un Getafe que piensa más en la Copa del Rey que en la Liga” o “Empate a nada entre dos equipos que no han querido ganar”.

Y, ciertamente, nadie podría negar lo escrito, pues en todas la frases hay una parte de verdad. El Real Zaragoza ha salido compungido, acobardado, temeroso. Sin confianza en sus posibilidades. O peor: demasiado confiado en su capacidad para perder otro partido más. La primera parte ha sido un camino hacia la nada, con pérdidas constantes del balón, poca energía en sus acciones, escaso acierto en el trabajo y evidente incapacidad para afrontar las claras aproximaciones del getafe, ubn equipo que está dulce y al que no hay nube que oculte el sol que le alumbra. Así, los jugadores zaragocistas corrían detrás del balón pero rara vez lo acariciaban y, en todo caso, encontraban los tobillos del contrario, lo que les ha valido varias tarjetas amarillas que se convertían en crueles puñaladas en su anémico ánimo.La segunda parte ha continuado el asedio del “Geta”, cuyos jugadores se han permitido el lujo de fallar alguna clarísima ocasión de gol. El Real Zaragoza, eso sí, ha levantado la vista, ha visto que hay un horizonte un poco más ancho que el que últimamente conocen y se han atrevido a tocar el balón, ligar alguna jugada de mérito e, incluso, amenazar a Ustari, como cuando Milito ha rematado torpemente pero el balón ha golpeado el poste y después ha sido rechazado de manera casi involuntaria por el portero argentino del Getafe.

Sin embargo, sabido es que a perro flaco las pulgas le acuden con una alegría desmedida. Y eso le ha pasado al Real Zaragoza, cuando en el minuto 71 Matuzalem ha sido expulsado por doble amarilla. A partir de ahí, a los aragoneses les ha salido cierto ramalazo heroico y han sabido resistir los embates de los madrileños e, incluso, Oliveira ha dispuesto dos “casi” ocasiones, que habrían supuesto una victoria ni merecida ni no, pero que habría servido para afrontar la semana con algo más de voluntad.

En cualquier caso, querría decir que los jugadores, seguro, están disfrutando de un viaje de vuelta no triunfal, pero sí algo más plácido que si hubieran perdido. Saben que el zaragocismo ya está activando todos los resortes para prepara la batalla pues vienen los chicos del recre. ¡Qué paradoja! El Recre, ese club que la pasada temporada nos abrió la mano solidaria que nos permitió participar en una competición, la Copa de la UEFA, a la que despreciamos con la displicencia del guapo de la clase que está convencido de ser el objeto de deseo de medio Instituto. El recre, ese equipo que está peleando porque se lo cree y tiene fe en su sudor. Algo, por cierto, que yo creo que ya están empezando a vivir nuestros jugadores. Y es que estoy convencido de que Manolo Villanova, Cabellud y Cantarero son tres buenos comandantes de una tropa a la que sólo le falta un poco más de convicción. La que no queremos que nos falte a nosotros.

P.S.: El Real Zaragoza ha dejado su portería a cero esta temporada en tan sólo cinco ocasiones, con la de hoy: contra el Sevilla, el Levante, el Almería, el Athletic y el Getafe.

Anuncios

2 comentarios sobre “No puede ser que el viento nos abandone (Getafe, 0 – Real ZGZ, 0)

  1. Lo único bueno de ayer, es que no se perdió. Dejemos la imagen a parte, pues una nueva derrota habría sido demoledora en la moral de jugadores (que ya está suficientemente minada), algo que el empate ni cura, pero tampoco agrava.

    La semana que viene, el sábado a las 20.00h, es la hora H, del día D. Ahí el Zaragoza se juega mucho. Lo malo es que no que se juegue un doble o nada, se juega un nada o el infierno de la segunda.

    No jugará Matuzalem, a ver si ponen a Zapater en su posición. Que no juegue Diogo, por favor. Y tampoco Diego Milito, que está fundido.

    Tengo la esperanza de que el sábado la defensa aguante y que Aimar, Oliveira y Sergio García sean capaces de marcar.

    Estoy seguro de que si el equipo da una imagen decente en los partidos que quedan, se salva, pues hay un equipo que todavía está peor (¡que ya es decir!), el Valencia (contra el que creo tiene que jugar el Zaragoza).

    ¡Vamos, Zaragoza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s