Ángel Arenales, la voz silenciosa.


Como tantas otras voces que no se oyen. Ángel jugaba al fútbol, como tú, como yo, y cuando los destellos del sencillo combate que libraba junto a sus amigos le cegaron, su corazón cerró la puerta de la vida y todo acabó. Nuestro duelo, nuestro homenaje a quienes hacen del deporte razón de solidaridad y de esfuerzo común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s